Público
Público

Nadal gana a Murray y jugará su cuarta final en Wimbledon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Rafael Nadal acabó el viernes con el sueño de Andy Murray por segunda vez en tres años y alcanzó su cuarta final de Wimbledon.

El número uno del mundo concedió pocas oportunidades a Murray en una victoria por 6-4, 7-6 y 6-4 y se enfrentará al checo Tomas Berdych en la final del domingo.

La espera de los británicos por ver a un ganador local en el All England Club desde el título de Fred Perry en 1936 continuará otro año más, aunque de poco se puede acusar a Murray, que jugó ante el ganador en 2008 de tú a tú.

Sólo cuando Nadal volvió a empatar el tercer set 4-4 se rompió definitivamente la ambición del cuarto cabeza de serie, y dos juegos después envió una volea más allá de la línea de fondo para permitir que Nadal se tirara de espaldas en la pista en su celebración.

"He jugado un muy, muy buen partido", dijo Nadal, de 24 años, que no pudo defender su título el año pasado por lesión, en la pista al acabar el partido tras consolar a su cabizbajo rival.

"Contra Andy Murray siempre hay que dar lo mejor porque es uno de los rivales más fuertes del mundo".

Con David Beckham viendo el partido con su hijo en los asientos justo por detrás del equipo de Murray, hubo una gran sensación premonitoria cuando ambos jugadores salieron a la pista para jugar su undécimo enfrentamiento, el quinto en un Gran Slam.

Dos años antes, en cuartos de final, Murray fue vapuleado por Nadal en el mismo rectángulo de hierba, pero las actuaciones en el torneo de ambos jugadores hasta este momento, en las que Nadal había cedido varios sets, dejaban la esperanza de que ganase el jugador local.

No hubo diferencia entre los jugadores en el primer set. Murray fue agresivo, a menudo enviando el primer golpe a la línea de fondo, pero Nadal devolvió todo con su conocido golpe liftado.

INTELIGENTE DERECHA

Murray realizó dos "aces" en el noveno juego pero una doble falta y después un inteligente resto de derechas de Nadal puso de repente al escocés en problemas.

Nadal tuvo su oportunidad de hacerse con el set con un sólo break cuando Murray envió una derecha demasiado cruzada que provocó que el cuarto cabeza de serie descargase su frustración golpeando la red con la raqueta.

Murray perdió sólo dos puntos con su servicio y fue el mejor en un disputado segundo set, pero de nuevo encogió el brazo en un par de momentos cruciales.

Con Nadal 15-40 abajo con su servicio en el octavo juego, Murray se distrajo con la señal de un teléfono móvil y envió una derecha a la red antes de que Nadal salvase la segunda bola de break con una profunda y angulada derecha.

La tensión fue sofocante en el "tie-break" y pareció que superaría a Nadal cuando una doble falta del español con 5-5 dio a Murray la bola para empatar el partido.

Pero una vez más, la inteligencia del español se mostró blindada, cuando realizó una preciosa dejada de volea para empatar la muerte súbita 6-6. Después tuvo suerte cuando un "passing" de revés golpeó en la red y pasó por encima de la raqueta de Murray.

Nadal sentenció el set con una derecha ganadora y Murray tiró frustrado su raqueta al suelo.

Murray empezó con fuerza el tercer set, rompiendo en blanco el primer servicio de Nadal para animar al público de la pista central del All England Club, pero su emoción no duró demasiado ya que Nadal rompió el servicio de su rival en el octavo juego y cerró el partido al romper de nuevo el servicio de Murray cuando el escocés lanzó larga una volea.

SIGUIENDO LA ESTELA DE LENDL

Por otro lado, Tomas Berdych se convirtió en el primer checo que alcanza la final de Wimbledon desde que lo hiciera Ivan Lendl en 1987, al derrotar por 6-3, 7-6 (11-9) y 6-3 al serbio Novak Djokovic.

Berdych también eliminó en cuartos de final al último campeón, el suizo Roger Federer.

"La sensación es increíble, lograr otra victoria contra otro gran jugador como Novak Djokovic en tres sets es increíble", dijo el alto jugador en una entrevista a pie de pista.

"Pienso en cada niño que le pega por primera vez a una pelota, que sueña con estar en la final de cualquier Grand Slam. Y si puedes hacerlo en Wimbledon, es increíble. Es definitivamente el torneo más grande para mí. No podría ser mejor", agregó.

Berdych ganó el primer set en 33 minutos con un sólo break, y pudo cerrar el segundo cuando dispuso de su servicio con 6-5 arriba, pero Djokovic, que recibió una penalización por romper su raqueta, reactivó sus posibilidades al romper el servicio del checo y forzar el "tie-break".

Pero las esperanzas de Djokovic de remontar se acabaron cuando el serbio cometió una doble falta y perdió el "tie- break", después de que Berdych desperdiciara una ventaja de 6-2.

El checo, de 24 años, volvió a romper el servicio de su rival para ponerse 5-3 arriba en la tercera manga gracias a otra doble falta de Djokovic, y finalmente cerró su triunfo tras dos horas y 18 minutos de partido cuando un resto de Djokovic se fue de lado.