Público
Público

Nadal y Ferrer dejan alto el pabellón español en Wimbledon, del que cae Almagro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rafa Nadal y David Ferrer defendieron con gran nivel el pabellón español en Wimbledon, del que se descolgó Nicolás Almagro, que se quedó a un paso de alcanzar octavos de final contra Roger Federer, un partido que, para él, "habría sido muy bonito y especial".

"Hoy no ha podido ser. Creo que él ha jugado a un nivel altísimo durante todo el partido. Él es el justo vencedor del partido", admitió Almagro en declaraciones a Efe al referirse al ruso Mikhail Youzhny, que lo superó por 4-6, 6-3, 7-6(3) y 6-3.

Frente al tropiezo de Almagro, que aspiraba a alcanzar sus primeros octavos de final en este Grand Slam y a derrotar al número 17 del mundo, la actuación de Ferrer y Nadal garantizaron la buena nota del tenis español en el All England Club.

Nadal sólo irrumpió este sábado para finiquitar su duelo ante el luxemburgués Gilles Muller, ante el que trabajó enormemente la concentración durante largo rato. Sus dotes como restador y el gran temple que caracteriza al número uno le permitieron superar por 7-6 (6), 7-6 (5) y 6-0 a un rival que en 2005 lo tumbó en estas mismas pistas.

"He jugado todo el partido con mi primer saque, lo que quiere decir que estaba muy concentrado", añadió el mallorquín, que anotó menos puntos ganadores que Muller (30 frente a 36), pero fue prácticamente perfecto.

Nadal sólo cometió tres errores no forzados en las dos horas y veinticuatro minutos que duró su partido, dividido en dos jornadas.

La cita comenzó ayer, viernes, por la tarde, pero la lluvia intercedió en el juego y tuvo que posponerse hasta hoy. En esta sexta jornada, primera en la que no llovió, Nadal concluyó esa prueba mental a la que estaba sometido, muy acusado por el duro servicio de Muller.

En absoluto afectado por las ligeras molestias que sintió ayer en el abductor de la pierna derecha, Nadal buscó el mínimo error de su contrincante para hacerse camino y le funcionó.

Se cruzará en octavos de final con Juan Martín Del Potro, actual vigésimo primero en el ránking de la ATP, del que dijo: "Es uno de los mejores del mundo y está aquí otra vez al máximo nivel".

También a David Ferrer le tocaba resolver hoy su prueba de tercera ronda, que pasó muy "cómodo" ante el eslovaco Karol Beck en tres sets (6-4, 6-3 y 6-3).

Contento por llegar al "Middle Sunday", conocido así el domingo intermedio del torneo -mañana-, con un tenis "estable y regular" centrado ya en la segunda semana, Ferrer confía en que en esta tercera ocasión en que ha tocado los octavos de Wimbledon sea la definitiva para dar una zancada más y colocarse en cuartos.

"A la tercera será la vencida", advirtió el alicantino sobre su desafío con el francés Jo-Wilfried Tsonga, duodécimo favorito, que viene de jugar la final del torneo de Queen's, también en hierba.

Tras esta inesperada jornada sin lluvias, la que además coincide en cada edición con el mayor número de visitantes en el All England Club, Ferrer y Nadal se suman al escalón alcanzado ya ayer por Feliciano López, el otro español sobreviviente a estas alturas, que venció en tercera ronda a Andy Roddick por primera vez en su carrera.

Este sábado contó también con victorias del segundo y tercer favoritos, Novak Djokovic y Roger Federer, que eliminaron al chipriota Marcos Baghdatis y al argentino David Nalbandián, respectivamente.

Entre el numeroso público que transitaba por las callejuelas del All England Club se encontraron hoy varios "indignados" de España se trasladaron hasta Wimbledon divulgando el lema de "Real Democracy Now" a través de sus camisetas, color amarillo.

Coincidió la presencia de estos "indignados" españoles este sábado en las inmediaciones del torneo con el retraso de casi una hora en la apertura de las entradas al recinto, que provocó filas kilométricas de gente rodeando el All England Club.

El motivo señalado por el club para explicar ese retraso fue que recibieron una información previa de que podía haber una manifestación en Wimbledon.

Celia López