Publicado: 18.06.2014 20:12 |Actualizado: 18.06.2014 20:12

El negocio de los lienzos de Su Majestad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hoy hay que descolgar al rey. Las fotografías y retratos de Juan Carlos I, que han presidido miles de espacios públicos nacionales durante más de 38 años, deben ser sustituidos por los de su hijo. Con la llegada del nuevo monarca, serán ahora las imágenes de Felipe VI las que ocuparán un lugar de honor sobre los muros de las instituciones.

El proceso de sustitución no será fácil, ni rápido, ni barato. Es imposible calcular cuanto costará a las arcas públicas completar el cambio. "Depende por completo del caché del pintor, su experiencia, su relevancia..." afirman desde la Asociación Española de Pintores y Escultores, explicando que es imposible ofrecer una cifra para los retratos, puesto que "no hay un precio fijo, pueden costar desde 500 euros hasta 50.000".

En el caso de las obras que encargan las más altas instituciones, los precios se disparan. En 2012, el pintor Bernardo Torrens recibió 82.600 euros por un retrato del anterior presidente del Congreso de los Diputados, José Bono. Ese mismo año, el Gobierno pagó 192.000 euros por un cuadro de José María Álvarez Cascos. Otro célebre pintor de personalidades políticas, el gaditano Hernán Cortés, el último artista en retratar a Juan Carlos de Borbón como rey de España, se encargó de una controvertida serie de cuadros para el Senado a cambio de 417.000 euros.

Sólo los Plenos de los ayuntamientos tienen la obligación de contar con una imagen del Jefe del Estado, que debe estar colocada "en un lugar preferente del salón de reuniones", tal y como recoge el Real Decreto 2568/1986, del 28 de noviembre. Según el Instituto Nacional de Estadística, en España hay 8.115 ayuntamientos. Sin embargo, una serie de órdenes ministeriales y normas de menor rango regulan también la presencia de la efigie del rey en los cuarteles de la Policía, de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Civil y una gran variedad de dependencias oficiales.

El caos de las láminas reales

La celeridad del proceso de abdicación de Juan Carlos de Borbón y posterior proclamación de su hijo ha pillado por sorpresa a las instituciones, que tardaran unos meses en completar el proceso de sustitución de la imagen del Jefe del Estado.

Para agilizar los trámites, el Gobierno envió un formulario electrónico a los ayuntamientos para que comunicaran cuántas láminas reales necesitan para colocar en lugar de honor a Felipe VI. Los consistorios debían comunicar el número y el tipo de fotografías que necesitan: tamaño (pequeño, mediano o grande) y estilo (de uniforme, de civil, acompañado por la reina Leticia, etc.).

No obstante, los órganos encargados de distribuir imágenes reales, Patrimonio Nacional y Casa Real, no conocen aún el procedimiento que se utilizará para enviar dichas láminas del monarca y coinciden en que "no ocurrirá de la noche a la mañana". De hecho, desde Casa Real reconocen que "todavía no están hechas" las nuevas fotografías. Las del anterior Jefe de Estado están disponibles en su página web, con un precio que oscila entre 4 y 6 euros cada una, sin contar los gastos de envío.

Pese a que los ayuntamientos debían remitir el formulario cumplimentado antes del pasado jueves 12 de junio, desde Patrimonio Nacional, que tradicionalmente ha realizado la función de distribuir este tipo de imágenes, anuncian que no han recibido "ningún tipo de encargo". "La última foto oficial que hicimos aquí fue hace más de 10 años", advierten en una conversación telefónica con Público.


 
Descolgar... Y nada más

Por lo manifestado por algunos alcaldes, la imagen de Felipe VI no estará presente en todos los ayuntamientos nacionales. Èric Vila, jefe del consistorio de Seva (Barcelona), respondió por Twitter al formulario del Gobierno sobre las láminas del nuevo rey: "Me acaban de enviar un correo preguntando cuantas fotos del nuevo rey necesitamos en el ayuntamiento. Ni una".