Público
Público

Los neoyorquinos opinan que el juicio del 11-S es un riesgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un 40 por ciento de los neoyorquinos cree que el juicio de Jalid Sheij Mohamed, acusado de organizar los ataques del 11 de septiembre de 2001, hace más posible un ataque contra la ciudad, según un nuevo sondeo.

El juicio planeado de Mohamed y otros cuatro acusados de complicidad ha avivado el debate en la ciudad donde casi 3.000 personas murieron en los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center, y que según expertos ya es el principal objetivo de ataques en el país.

Rudy Giuliani, que era el alcalde de la ciudad en el momento de los ataques, y otros consultados dijeron que el juicio convertiría a la ciudad en un blanco, pero la policía sostiene que puede gestionar eventos de esta naturaleza.

Algunos en Wall Street que perdieron colegas en los ataques dijeron sentirse "asqueados" por la posibilidad del juicio.

Una encuesta del Marist College Institute for Public Opinion descubrió que un 40 por ciento de los neoyorkinos cree que realizar el juicio a algunas calles de la Zona Cero, el sitio donde se encontraban las destruidas torres gemelas, incrementa la posibilidad de otro ataque contra la ciudad.

La encuesta telefónica a 602 neoyorkinos tiene un margen de error de +/- 4 por ciento.

Un editorial del Daily News publicado el martes calificó el juicio como "un paso profundamente equivocado que debilitará la guerra contra el terrorismo y aumentará la amenaza para Nueva York".

Pero Vincent Cannistraro, un ex jefe de contraterrorismo de la CIA, dijo: "que será un evento extraordinario en términos de cobertura mediática y de la reacción pública al teatro (...) pero en términos de plantear una mayor amenaza a la ciudad de Nueva York, o a sus ciudadanos, no creo que este sea el caso".

"No estoy seguro de que presente un mayor peligro a Nueva York, que ya es un símbolo para los terroristas", agregó.

El procurador general Eric Holder dijo la semana pasada que los cinco hombres serán trasladados desde la prisión de la Bahía de Guantánamo en Cuba antes de su juicio en un tribunal federal de Manhattan.