Público
Público

Nepalíes muestran alivio mientras procede lento escrutinio de los votos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los nepalíes reanudaron hoy su actividad, en una muestra de confianza y alivio tras las elecciones, mientras esperan pacientemente a conocer los resultados de la votación, un proceso lento y complejo que se desarrolla en un clima de tranquilidad casi general.

El día antes de votar, nadie en Katmandú sabía decir cuándo reabrirían sus puertas los comercios y negocios o se reanudaría el tráfico, y todos cruzaban los dedos por un desarrollo pacífico de sus primeras elecciones en más de ocho años.

Hoy, Katmandú vibraba de nuevo, aunque una buena parte de su población habitual aún no ha retornado de los pueblos de los alrededores a los que marcharon a votar.

Los turistas que ayer se encontraron una ciudad cerrada a cal y canto paseaban por bulliciosos mercadillos y admiraban la fabulosa arquitectura de los templos hindúes que adornan Katmandú.

Este pueblo de natural cálido y sonriente tendrá que tener paciencia para conocer los resultados de su elección de ayer: a las 24 horas, sólo se había anunciado al ganador de una circunscripción de Katmandú.

En torno al 60 por ciento de los 17,6 millones de electores participaron en los comicios, de los que saldrá una Asamblea Constituyente que ratificará la abolición de la Monarquía, si se mantiene el pacto entre los principales partidos del país.

La Constituyente tendrá además funciones de Legislativo por un periodo interino, mientras redacta la Carta Magna que siente las bases del nuevo sistema político.

Así lo han pactado los principales partidos políticos y firmantes del acuerdo de paz de noviembre de 2006: el Partido del Congreso (NC) del primer ministro Girija Prasad Koirala, los maoístas y los comunistas marxistas-leninistas.

El proceso de escrutinio es prolijo, tanto por el sistema electoral mixto aplicado como por las dificultades de comunicación en un país montañoso y las muchas precauciones adoptadas para evitar que exploten las tensiones políticas.

El recuento no comienza en un determinado distrito hasta que no han llegado a sus dependencias oficiales las urnas selladas de todos los colegios electorales, lo que pueda tardar hasta una semana en el caso de poblaciones muy remotas de alta montaña.

Las papeletas son mezcladas antes de su recuento, un procedimiento que -según explicó hoy a Efe una fuente de la misión de la ONU que supervisa el proceso de paz- pretende proteger a los votantes de las pequeñas poblaciones, para que no quede constancia de sus preferencias políticas.

Esta precaución es esencial en un país que padeció una década de guerra por el levantamiento armado de los maoístas, durante la que murieron 13.000 personas y se registraron innumerables violaciones de los derechos humanos.

La Comisión Electoral calcula tener resultados oficiales en unas tres semanas y que harán falta unos diez días para conocer la tendencia del voto, cuando se hayan escrutado las papeletas de los 240 escaños que se eligen por el sistema mayoritario.

De los 601 asientos de la Asamblea Constituyente, 335 serán ocupados por un sistema proporcional y el resto designado por el Gobierno.

De momento hoy, la Comisión Electoral anunció la victoria del vicepresidente del Partido del Congreso, Prakash Man Singh, en la circunscripción número 1 de las diez que tiene Katmandú, un feudo tradicional del Partido Comunista Marxista-Leninista (UML).

Otros resultados aún muy parciales, correspondientes a una veintena de los 239 distritos del país, la mayoría en el valle de Katmandú, reflejan una pérdida del UML del que se están beneficiando sobre todo los maoístas.

"No voté maoísta, voté por el cambio", corrigió a Efe un capitalino que votó por ese grupo, no por afinidad ideológica, sino por hastío tras años de ineficacia en el Gobierno.

Hay incluso monárquicos de corazón que aseguran haber votado por los maoístas, cuya agenda principal es la abolición de la Monarquía, y que expresan nostalgia por el rey Birendra, muerto en el regicidio de 2001, y su profundo disgusto con el heredero Gyanendra.

El proceso electoral ha estado salpicado de choques violentos en un país fuertemente politizado, que causaron 23 muertos, los últimos tres el día del voto.