Público
Público

El nipón Aoyama amarra el mundial en Donington Park

El piloto japonés ha quedado primero en el cuarto de litro por delante de Álvaro Bautista. Simoncelli termina cuarto fuera del cajón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El piloto nipón de Honda Hiroshi Aoyama se ha hecho con la cabeza de la carrera en el cuarto de litro en el asfalto inglés, que se disputó en el circuito de Donington Park. Si el octavo de litro nos dejó una carrera emocionante y repleta de caídas , en 250cc el japonés, actual líder del mundial en esta categoría, ha rodado tranquilo en un paseo sobre la humedad del asfalto.

Pero habrá presencia española en el cajón. Detrás del japonés ha rodado constante la Aprilia del español Álvaro Bautista que finalmente ha quedado segundo en la cita inglesa. El italiano Pasini se ha llevado el bronce y el temerario Simoncelli se queda fuera del cajón al terminar en la cuarta posición, apesar de haber salido primero tras lograr la 'pole' position en los entrenamientosde ayer.

La carrera se declaró de mojado por la dirección de carrera, lo que obligaba a los pilotos a acertar en la elección de los neumáticos si no querían verse condicionados en su rendimiento durante la carrera y lo cierto es que así fue, ya que el asfalto se fue secando y hubo que racionar mucho el desgaste de loos neumáticos para evitar sorpresas.

Hubo algunos pilotos, los que marchaban más atrás, que se arriesgaron a entrar en boxes cuando la pista se secó, pero no les sirvió de mucho, ya que en ese cambio se perdía un tiempo demasiado importante que forzó a los líderes de la categoría a mantenerse sobre sus motos como fuese hasta la bajada de la bandera de cuadros.

En el momento de la salida, en la que casi todos optaron por emplear neumáticos de mojado, fueron los españoles Héctor Barberá (Aprilia) y Álex Debón (Aprilia) los que tomaron la iniciativa, pero no tardó demasiado en hacerlo el japonés Hiroshi Aoyama (Honda), que supo administrar a la perfección su ventaja durante toda la prueba.

Esos fueron los momentos más importantes de la prueba, puesto que Hiroshi Aoyama planificó muy bien su estrategia y se marchó rápido de todos sus rivales para conseguir una diferencia que luego le permitiese, si venían mal dadas por el estado del asfalto, dosificar la misma hasta la bajada de la bandera de cuadros.

No le salieron mal las cuentas al nipón, que se encontró con que su único rival fue el segundo en la tabla de puntos, Álvaro Bautista, que recortó muchos las diferencias pero a menos de cuatro vueltas para el final se encontró a varios pilotos con vuelta perdida y cedió un tiempo demasiado importante como para recuperarlo en lo que quedaba de carrera.

Antes de Aoyama fue líder, tímidamente, el campeón del mundo de 250 c.c. en 2008, el italiano Marco Simoncelli (Gilera), pero le duró poco esa posición, siendo superado primero por el japonés, después por el español e incluso más tarde por su propio compatriota Mattia Pasini (Aprilia), quien se cayó cuando era tercero y aún pudo recupera su moto y su posición para acabar sobre el podio inglés.

Pasini se cayó al poco de superar a Álex Debón, al que le hizo un arriesgado interior que luego le intentó devolver el castelonense, pero éste también se cayó si bien, como el italiano, pudo acabar la carrera en sexta posición.

Bautista, que no salió demasiado bien, no perdió en exceso los nervios y recuperó posiciones con cierta tranquilidad hasta consolidar la segunda plaza como el mejor resultado posible dadas las condiciones de la pista.

A nueve vueltas del final Aoyama tenía unos cinco segundos sobre Bautista, quien con el paso de las vueltas llegó a estar a 2,6 segundos, pero entonces aparecieron los doblados y la ventaja aumentó considerablemente, lo que propició que el piloto de Talavera de la Reina optase por conformarse con la segunda plaza.