Público
Público

"No hay que ponerse nerviosos"

El Banco de España asegura que "a la banca española le ha cogido esto bien equipada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, ha intentado recuperar la credibilidad sobre la banca española.

Frente a los continuos ataques que el sector recibe desde el extranjero (especialmente desde algunos competidores), Aríztegui aseguró que las tensiones actuales de los mercados han pillado al sector 'bien equipado'. 'No hay que ponerse nerviosos', defendió el subgobernador, quien explicó que los bancos y cajas españoles se financiaron a medio y largo plazo y, por tanto, sólo tendrán problemas serios de liquidez si la cerrazón actual de los mercados 'dura, dura y dura'. 'Los mercados no desaparecen para siempre'; la historia ha demostrado que atraviesan dificultades y luego, poco a poco, vuelven a renacer, dijo.

Aríztegui reconoció, en todo caso, que en una situación como la actual sufren más los sectores financieros de países que son netamente captadores de financiación, en lugar de prestadores, como el español.

Aun así, Aríztegui insistió en varias ocasiones en su conferencia en el curso organizado por la APIE en la UIMP de Santander que la banca española está 'muy sana' y lo va a demostrar cuando se publiquen las pruebas de aguante (stress test) que el supervisor español ha realizado a cada una de las entidades.

La intención es darlas a conocer de forma inminente y, en todo caso, siempre antes de agosto. Posteriormente, la Unión Europea hará públicas las de las mayores entidades de la región, pero mucho después. No puede publicar ahora las que ya hizo con datos de cierre de 2008 a los 25 bancos más grandes porque entonces se hicieron con compromiso de confidencialidad. Ahora, los supervisores tendrán que coordinarse para hacer unas nuevas pruebas a sus entidades nacionales, todas ellas con los mismos supuestos de estrés, explicó el subgobernador.

En su intervención, Aríztegui prestó especial atención al futuro de las cajas y se mostró a favor de que la nueva legislación que se está 'pergeñando' sea amplia y nada rígida, de manera que se ofrezcan muchas posibilidades de desarrollo y capitalización al sector. Por primera vez en público, un representante del Banco de España se mostró a favor de que se permita a las cajas que lo deseen una mayor bancarización.

Esto supondría, aunque Aríztegui no quiso entrar en detalles, que una caja pueda convertirse en sociedad anónima y que su accionariado sea propiedad de una fundación, que sería la que se encargaría de la obra social. Aríztegui, refiriéndose en todo momento a los deseos de la patronal (CECA), también citó como posibilidad la creación de cuotas participativas con derechos políticos o que las cajas que quieran se centren en su región y se mantengan con el régimen jurídico actual. Sea cual sea la fórmula que elijan y la que el Parlamento les permita, para el Banco de España es necesario que estén 'plenamente sometidas a la disciplina del mercado'.

También se refirió el subgobernador a la operación de compra de Cajasur. Anunció que se adjudicará en la primera quincena de julio y explicó que más de 40 entidades se interesaron en el proceso. Actualmente, varios bancos y cajas españoles y extranjeros (no precisó cuántos, pero bastantes menos) están estudiando el cuaderno de venta y en breve deberán presentar sus ofertas vinculantes.

El precio y las mayores o menores ayudas públicas que se soliciten será un factor determinante para decidir el ganador, aunque el Banco de España no se lo adjudicará a nadie que, por muy buen precio que ofrezca, no sea capaz de integrar con seguridad a una entidad con tantas dificultades.