Público
Público

El Nobel Alternativo envía un mensaje a favor de los derechos de la mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ceremonia de entrega del Nobel Alternativo, celebrada hoy en el Parlamento sueco, envió un mensaje a favor de la lucha por los derechos de la mujer, centrada sobre todo en dos de sus cuatro galardonados, la activista somalí Asha Hagi y la ginecóloga alemana Monika Hauser.

Hauser, premiada por su trabajo con la ONG "Medica Mondiale", criticó en su discurso que no se reconozca la violación de mujeres como un ataque contra los derechos humanos, no sólo en África, sino tampoco en Asia o en los Balcanes, en donde trabajó durante la guerra de Bosnia.

La ginecóloga alemana protagonizó uno de los momentos emotivos de la ceremonia al pedir que se levantaran varias de sus colegas en la ONG que ella misma fundó en 1992, presentes en la sala, en señal de reconocimiento a su labor dentro de "Medica Mondiale".

La somalí Asha Hagi recordó su lucha desde ese mismo año con la organización "Salvemos a las mujeres y niños somalís" y luego en los distintos procesos de paz en Somalia, y se presentó a sí misma como ejemplo de las contradicciones y desgracias que han afectado a este país africano.

El matrimonio indio Krishnammal y Sankaralingam Jagannathan, premiado por sus iniciativas a favor de la redistribución de la tierra mediante movimientos no violentos, tuvo muy presente la figura de Mahtama Gandhi, en cuyas ideas se han inspirado y a quien recordaron especialmente en su discurso.

La lista de galardonados la completó la periodista estadounidense Amy Goodman, fundadora y presentadora del programa "Democracy Now!", a quien se ha reconocido por su defensa de un periodismo político independiente.

Contra el modelo neoliberal y la actual crisis económica mundial se dirigieron especialmente los ataques del escritor y ex eurodiputado sueco-alemán Jakob von Uexküll, fundador en 1980 del Premio al Correcto Modo de Vida (Right Livelihood Award), como realmente se llama este galardón.

Von Uexküll criticó a los responsables políticos y económicos y a los medios de comunicación por haber "ignorado" durante 30 años la llegada de la crisis sin adoptar ninguna solución para evitarla, desoyendo entre otras las alternativas ofrecidas por los ganadores en las distintas ediciones de los Nobel alternativos.