Público
Público

La Nochevieja deja más intoxicaciones etílicas y 22.600 kg de residuos en Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pasada Nochevieja ha dado mucho trabajo a los servicios de emergencias de la Comunidad de Madrid y la capital, pero también al Servicio Especial de Limpieza Urgente (Selur), que ha retirado de la Puerta del Sol y alrededores 22.600 kilos de residuos.

Las temperaturas menos gélidas que en otras ocasiones ha animado a "muchísima más gente" que otros años a presenciar en el kilómetro cero de la capital las tradicionales campanadas de fin de año, según ha informado el jefe de Operaciones del Selur, José Luis González Roa.

Pero esa mayor afluencia de personas ha provocado un aumento de hasta un 27 por ciento en la cantidad de residuos respecto al año pasado, cuando el Selur retiró 17.700 kilos.

De lo retirado este año -22.600 kilos-, 6.600 fueron de vidrio y cartón, unas cantidades elevadas que, sin embargo, sólo han requerido dos horas de trabajo a los 97 operarios que con 34 máquinas dejaron limpia la Puerta del Sol.

Por su parte, el 112 de la Comunidad de Madrid ha recibido 3.616 llamadas en las primeras nueve horas del año, en las que se han atendido más intoxicaciones etílicas y por drogas e incendios por petardos que hace un año.

Esas 3.616 llamadas en toda la región, que también incluyen avisos por accidentes de tráfico, reyertas y ruido excesivo, son un siete por ciento más que las 3.375 de la pasada Nochevieja, ha informado a Efe un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

En la capital, los incidentes más graves han sido dos accidentes de trafico, uno con un motorista implicado y otro con tres jóvenes que circulaban en un turismo, ambos a primera hora de la mañana; un incendio en un piso de Latina por un petardo que llegó hasta una terraza y cuatro intoxicados por drogas en una discoteca de la calle Barceló.

El balance en toda la Comunidad, referido a las nueve primeras horas del año, incluye 195 intoxicaciones etílicas, siete más (un 3,7 por ciento) que las 188 de 2011, sobre todo de chicos jóvenes y en la vía pública, en mayor número a partir de las cuatro de la madrugada.

Reyertas y agresiones ha habido 237, con un incremento del 7,7 por ciento respecto a las 220 de hace un año, y se han producido, sobre todo, desde las siete de la mañana.

Cataluña, por su parte, ha vivido una de sus Nocheviejas más tranquilas de los últimos años, pese a que a lo largo de la noche ha habido 72 detenciones, unas 160 peleas y 41 accidentes de tráfico, aunque ninguno de ellos mortal, ha destacado el conseller de Interior, Felip Puig.

Como es habitual cada 1 de enero, el titular de Interior ha comparecido ante los periodistas para hacer balance de la noche de fin de año, que en esta ocasión se ha desarrollado con una normalidad y tranquilidad "por encima de lo normal", según Puig.

El conseller ha indicado que esta tranquilidad se ha debido tanto a la situación económica del país, ya que con la crisis mucha gente se queda en casa, como al trabajo preventivo y de reacción rápida de los Mossos d'Esquadra, que habían desplegado a 1.300 agentes en toda Cataluña.