Público
Público

El nuevo campo de Mestalla cumple un año con las obras paralizadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo campo de Mestalla, cuyas obras dieron comienzo en agosto de 2007, cumplirán esta semana un año de paralización a la espera de que se reanuden en breve, ya que el club anunció a finales de 2009 que se volvería a trabajar en la construcción del estadio en los primeros meses de 2010.

A finales de 2008 y principio de 2009, la actividad empezó a disminuir paulatinamente en las tareas de construcción del campo y el 25 de febrero el club admitió que las obras estaban paralizadas. También reconoció que lo iban a estar hasta que hubiera liquidez para afrontar una nueva fase de la construcción.

Desde el club, presidido en ese momento por Vicente Soriano,se informó de que esta determinación se había adoptado porque la obra entraba en una fase que requería una gran inversión, pues se iba a empezar a trabajar en la estructura metálica de la instalación. El Valencia también negó que la paralización fuera definitiva.

A finales de 2009, con Manuel Llorente al frente de la entidad, el club anunció que había alcanzado un acuerdo para la reanudación de las obras del nuevo campo con la intención de que, una vez reiniciadas, "no se detuvieran hasta que el primer equipo pueda competir" en el nuevo Mestalla.

También señaló que la intención en ese momento era que las obras se reanudaran a lo largo del mes de enero de 2010 y que si no era posible hacerlo en el primer mes del año podrían comenzar en el mes de febrero que ahora termina.

El club también explicó que, como muy pronto, el campo se podría empezar a usar en la temporada 2011-2012, tras confirmar que se habían establecido "nuevas relaciones contractuales" con la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las constructoras FCC y Bertolín.

En la nueva etapa de actividad en el estadio que todavía no ha comenzado está prevista la realización de trabajos hasta culminar la cota cero (nivel de calle) y obras interiores de menor magnitud.

El proyecto del actual campo de Mestalla se dio a conocer el 10 de noviembre de 2006 por iniciativa del entonces presidente del club, Juan Soler, que cifró en esta actuación el principal reto de su permanencia al frente de la entidad.

Las obras empezaron formalmente el 1 de agosto de 2007 con el objetivo inicial de que la presente temporada, la 2009-2010, fuera la última en la que el Valencia jugara en su actual estadio, previsión que bien pronto quedó completamente descartada.

El nuevo campo está ubicado en un solar de 90.000 metros cuadrados junto a la Avenida de las Cortes Valencianas, en la salida noroeste de la ciudad, al que el club accedió tras un acuerdo con las autoridades valencianas para una permuta de terrenos que el ayuntamiento de la ciudad aprobó a finales de 2005.

La aprobación de estas permutas provocaron controversias y acciones legales por parte de la oposición municipal cuyo recurso fue desestimado por los tribunales.

El proyecto del nuevo campo prevé un aforo de 75.000 localidades, 25.000 más de los que tiene el actual campo de Mestalla y el objetivo inicial era que el nuevo campo fuera uno de los recintos de referencia a nivel mundial con calificación de estadio "cinco estrellas".

Sin embargo, ya en los primeros días de 2010, el consejo de administración del club adoptó la decisión de que en la primera fase de la reanudación de las obras sólo se iba a cubrir la zona de la tribuna.

El Valencia CF ha tenido dos campos a lo largo de sus más de noventa años de existencia, el primero el de Algirós, que el club utilizó desde 1919 hasta 1923, y el segundo el de Mestalla que se estrenó en 1923.

Este campo, tras varias remodelaciones, ha sido escenario hasta hoy de los encuentros del club, así como de partidos importantes de la selección, finales de Copa, la Copa del Mundo de 1982 y el torneo olímpico de 1992.

Alfonso Gil