Público
Público

Los nuevos casos de sida afectan más a las mujeres en Iberoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los nuevos casos de infección por virus del sida en Iberoamérica afectan más a las mujeres, discriminadas por unos gobiernos que, pese a incluirlas en las leyes, no les dedican partidas sanitarias específicas.

Estas son las conclusiones de la jornada "Sida y VIH en Brasil y el Caribe", celebrada hoy en la Canning House de Londres y en la que han participado cinco expertos sobre la situación de la epidemia en Iberoamérica.

Aparte de crecer entre las mujeres iberoamericanas, la epidemia sigue aumentando en los siguientes grupos: transexuales, adictos a drogas inyectables, huérfanos y niños vulnerables, hombres homosexuales y personas que ejercen la prostitución.

El incremento de esta epidemia entre las mujeres se debe, sobre todo, a que son víctimas de relaciones desiguales con los hombres, quienes terminan imponiendo que el acto sexual se lleve a cabo sin protección.

La directora de la división latinoamericana y caribeña de Alianza Internacional Contra el Sida, Ana María Bejar, indicó que esta enfermedad es un "asunto complejo en una región compleja" y que las personas infectadas sufren estigma y discriminación.

Bejar hizo un llamamiento a los gobiernos para que incluyan a todos estos grupos en sus políticas sanitarias y dijo que los precios de los tratamientos médicos continúan siendo elevados.

Además, destacó que, a pesar de que la economía de la región está creciendo y que se recibe financiación exterior para luchar contra la epidemia, esto no siempre se traduce en políticas preventivas y de mejora del acceso a tratamientos, que varía mucho en función de los países.

Sin embargo, explicó que América Latina no es de las zonas del mundo más afectadas por esta epidemia, aunque el Caribe americano es la segunda región con mayor prevalencia, después del África Subsahariana.

Bejar criticó que, aun cuando los gobiernos latinoamericanos son "más abiertos" que antes, no todos los ejecutivos dedican esfuerzos para luchar contra el VIH y algunos descuidan los avances logrados por anteriores gobernantes de diferente signo político.

Por su parte, el director del Centro Internacional de Cooperación Técnica del Ministerio de Salud de Brasil, Carlos Passarelli, denunció que Latinoamérica es una "región olvidada por la ayuda internacional" y que no recibe mucho dinero para la lucha contra el sida.

Passarelli, que explicó las claves del éxito del programa brasileño contra el virus -información, implicación de todos los agentes sociales, incluido el Gobierno, respuesta temprana a la enfermedad y producción local de tratamientos-, destacó la voluntad de Brasil de colaborar con otros países en vías en desarrollo.

Este país ha conseguido desde 1996 que aumente la prevención y el uso del preservativo, que se estabilice la prevalencia de la enfermedad, que ésta disminuya entre hombres homosexuales y adictos a las drogas, que se reduzca la mortalidad y que haya un acceso universal a los tratamientos antirretrovirales.

Passarelli indicó que Brasil tiene la tecnología para fabricar tratamientos de segunda línea, que son más caros, pero que las patentes farmacéuticas se lo impiden.

El experto apuntó que la mejora de un tratamiento no significa innovación y que, por ello, no deberían existir patentes que impidan una mejor lucha contra la enfermedad.

Por último, aseguró que los países en vías de desarrollo tienen que hacer "visible lo invisible", en referencia a los grupos marginados por haber contraído la enfermedad, y que es necesaria una "arquitectura global" para poder ofrecer respuestas locales contra la epidemia. EFE