Público
Público

Los nuevos vocales abogan por más control judicial

Coinciden en la necesidad de perfeccionar el régimen disciplinario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo Consejo General del Poder Judicial nace con vocación crítica. Ayer, ninguno de los cuatro vocales designados por el Congreso de los Diputados quiso defender la sanción impuesta por el órgano actual al juez Tirado.


Al contrario. Aunque evitaron nombrarlo, se mostraron tajantes ante las preguntas de la Comisión Consultiva de Nombramientos: la inspección no funciona y es necesario perfeccionar el régimen disciplinario de los jueces. Uno de los vocales propuestos por el PSOE, José Manuel Gómez Benítez, ni siquiera evitó la palabra que sobrevolaba la sala. “Tan importante como despolitizar el CGPJ, es descorporativizarlo”, aseguró.


Para evitar consecuencias, los eufemismos escondían las referencias concretas al caso. La otra vocal propuesta por el PSOE, Gabriela Sanestanislao, prefirió guardar silencio. En caso de que tengan que dictaminar sobre el recurso, hacer pública su opinión al respecto, podrían inhabilitarla, argumento.


Control del Parlamento
No fue la única conclusión que dejaron los vocales. El nuevo Consejo también cambiará sus relaciones con las Cortes. Los cuatro candidatos consideraron positivo que el presidente o cualquier vocal del órgano comparezca ante el Congreso en caso de ser llamado. “No debe existir ningún problema. Somos cargos públicos y como tales hemos de dar ejemplo”, recalcó Fernando de Rosa, el único de los cuatro propuestos por el PP.


La voluntad de los nuevos vocales contrasta con la actitud del presidente saliente, Francisco José Hernando, que se negó en varias ocasiones a acudir a la Cámara Baja escudándose en la división de poderes.
En esta ocasión, fueron los propios vocales quienes abogaban por el control. Margarita Uría, ex diputada del PNV, lanzó una idea: El Consejo debería elaborar un documento con los objetivos de su mandato. Servirá para hacer balance dentro de cinco años.


Uno de esos objetivos será la regeneración del órgano. Menos el portavoz conservador, Federico Trillo, todos los diputados coincidieron en el deterioro que en los últimos años se había producido en el Consejo. La división en dos bloques enfrentados ha presidido su gestión. Los propios vocales reconocían la situación de forma implícita.


“Mucho nos tememos que esto sea un reparto más que un acuerdo y se mantenga la dinámica de degradación”, vaticinó Gaspar Llamazares, el único portavoz que no ha firmado la propuesta de vocales.


Los próximos cuatro años, el CGPJ se enfrentará a más retos. Durante la comparecencia, portavoces y vocales señalaron varios. Por encima de todos ellos, la urgente modernización de la Justicia. “Hay que optimizar los recursos”, reconoció Gómez Benítez. Una de las posibles soluciones también salió a la palestra. Todos los vocales coincidieron en la necesidad de desarrollar los consejos autonómicos que acerquen la gestión de la Justicia a los ciudadanos.


El próximo lunes comparecerán en el Senado los cuatro vocales propuestos por la Cámara alta. Ambas cámaras harán oficiales los nombramientos en sus plenos de la próxima semana. El proceso culminará el próximo día 23 con la toma de posesión de los veinte vocales.