Público
Público

Obama dice a Olmert y Abas que va a trabajar por la paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jeffrey Heller

El nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se comprometió el miércoles a trabajar por la paz en Oriente Próximo en sendas llamadas a dirigentes israelíes y palestinos después de que Israel completara la retirada de sus tropas de la Franja de Gaza que gobierna Hamás.

En una llamada al presidente palestino, Mahmud Abas, Obama reiteró que su administración trabajará para lograr la paz en la zona, según un responsable palestino.

Un comunicado de la oficina del primer ministro israelí, Ehud Olmert, dijo que informó a Obama de los últimos acontecimientos en Gaza y añadió que espera que los esfuerzos de Israel, Egipto, Estados Unidos y la Unión Europea eviten el contrabando de armas hacia Gaza.

"Israel invertirá en los esfuerzos para ayudar en las necesidades humanitarias de la población palestina en la Franja de Gaza y trabajará para mejorar la situación económica en Cisjordania", añadió.

En Washington, la Casa Blanca dijo que Obama también habló con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el rey Abdalá de Jordania, y que participará activamente en los esfuerzos de paz.

"Aprovechó esta oportunidad en su primer día en el cargo para comunicar su compromiso de una participación activa para conseguir la paz entre árabes e israelíes desde el principio de su mandato, y para expresar su esperanza de tener su cooperación y liderazgo continuados", dijo en un comunicado el portavoz Robert Gibbs.

ISRAEL SACA LAS TROPAS

Tras 22 días de violenta ofensiva, las tropas israelíes completaron su retirada del territorio costero, tres días después de que Israel y Hamás declararan sendos altos el fuego.

"Nos hemos redesplegado en nuestro lado de la frontera y seguiremos los acontecimientos de cerca", dijo Mark Regev, portavoz de Olmert. "Si Hamás rompe el alto el fuego, por supuesto nos reservamos el derecho a actuar para proteger a nuestro pueblo".

Ante la presión internacional para acabar con el peor conflicto bélico entre israelíes y palestinos desde hace décadas, Israel y Hamás declararon los altos el fuego, abriendo la posibilidad de que entre más ayuda en Gaza, un pequeño territorio en el que viven 1,5 millones de personas y miles se han quedado sin hogar.

si es que se puede poner en marcha ante la marginación de Occidente a Hamás, al que considera un grupo "terrorista" - podría costar unos 2.000 millones de dólares, según las estimaciones palestinas e internacionales.

que comenzaron el 27 de diciembre - han causado la muerte de unos 1.300 palestinos, al menos 700 de ellos civiles, según responsables médicos.

Diez soldados y tres civiles israelíes han muerto a causa de los cohetes disparados desde Gaza.

Israel asegura que ha matado a centenares de combatientes y que ha dado un duro golpe a Hamás que ha reforzado su poder de disuasión.

Por su parte, Hamás, que ha calificado la retirada de una "victoria de la resistencia palestina", ha pedido el final del bloqueo sobre Gaza, que Israel reforzó desde que el movimiento islámico se hizo con el control de la Franja en el verano de 2007.