Publicado: 07.05.2014 11:03 |Actualizado: 07.05.2014 11:03

El obispo de San Sebastián asegura que defender el derecho al aborto "es machista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Para el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, "la imagen de la mujer como defensora de su derecho a abortar no responde a la realidad", sino que "detrás hay un planteamiento machista". En una entrevista concedida a Radio Euskadi, ha defendido que la reforma de la Ley del Aborto planteada por el Ministerio de Justicia es "una oportunidad" porque, "por primera vez en muchos años", se plantea "en la dirección de la defensa de la vida".

A su entender, la mayoría de las mujeres que abortan lo hacen "a veces desde las presiones de su pareja, desde la presión de una sociedad que no les da alternativas, que no apoya la maternidad, desde el riesgo de perder el trabajo".

Este obispo, que ya fue criticado por asociaciones LGTB de ser homófobo y "apologeta del odio", considera de esta forma que "la altura ética de una sociedad se mide por cómo se comporta con los más débiles y, sin duda, los más débiles son los no nacidos", ha resaltado. En esta línea, ha indicado que, si bien "hay sentencias del Constitucional que reconocen el derecho a la vida", pero "luego por la vía de los hechos consumados hay continuas violaciones de la ley que hacen que eso sea un coladero y que en la práctica haya un aborto libre".

Ha insistido en que "la vida es un derecho prepolítico" y defenderlo "no es de izquierdas, de derechas o de centro". "Que el poder legislativo, que unos partidos, pretenda legislar dónde está la frontera divisoria entre el derecho a la vida y la exclusión de tal derecho es una prepotencia inadmisible", ha advertido. Tras insistir en que "uno tiene un derecho siempre cuando no esté en contra del otro", ha considerado que "la madre es la segunda víctima".

Munilla ha resaltado que "una de las cosas buenas de proyecto de Gallardón es que se renuncie a punir penalmente a la mujer que haya abortado" ya que, a su entender, "la lucha contra el aborto tiene que ser la lucha contra las clínicas abortistas y contra quienes hacen negocio".

El obispo de San Sebastián ha afirmado por otro lado que, si bien el Vaticano es "agente activo" para combatir los casos de abusos a menores por parte de sacerdotes, ha explicado que, teniendo en cuenta la estructura de la Iglesia, "el responsable último es el obispo de cada lugar".

"Mete más ruido un árbol que cae que un bosque entero creciendo en silencio"

Tras indicar que el papa actual y sus predecesores tuvieron "un mensaje contundente" para tener "tolerancia cero con quien haya caído en la aberración" de cometer abusos a menores, ha precisado que "mete más ruido un árbol que cae que un bosque entero creciendo en silencio" porque "esos 3.400 casos desde el año 50 son el 0,8% del clero". "Nos avergonzamos de ese 0,8%, pero sería injusto hacer caer esa mancha sobre el conjunto de los sacerdotes que entregan su vida y luchan por los más necesitados", ha apuntado.

En cualquier caso, el obispo de San Sebastián ha opinado que "toda la sociedad debería hacer la autocrítica que la Iglesia católica está haciendo".