Publicado: 27.11.2014 21:53 |Actualizado: 27.11.2014 21:53

Obligan al taxista solidario de Sevilla a quitar la decoración de su coche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rafael Segura, taxista que desempeña una labor humanitaria trasladando a niños enfermos de forma gratuita y complementaria a su trabajo, ha tenido que retirar toda la decoración de temática infantil que adornaba su taxi, un coche muy conocido en Sevilla.

Este taxista sevillano llevaba cuatro años trasladando a cada niño enfermo que solicitase sus servicios sin coste alguno y su principal atracción era la decoración mágica y estimulante con muñecos y pegatinas de personajes infantiles y su colección de miniaturas.

Rafael Segura ha explicado que el pasado jueves dos agentes de la Policía Local se acercaron a pedirle la documentación y le dijeron de muy mala forma que tenía que quitar toda la decoración que adornaba el taxi.

"Llevo dos días bastante desilusionado quitando la decoración, he estado bastante mal"

"Después de cuatro años conociendo mi labor, era muy extraño que la policía se pusiera tan alterada conmigo", ha indicado el taxista, cuyo único objetivo sólo era endulzar un poco la situación que pasan muchos niños enfermos llevándolos a sus "poco agradables" destinos en un "carruaje" de fantasía; ahora todos le preguntan qué ha pasado.

También le hicieron quitar su número de teléfono de la pegatina que llevaba en una puerta de su taxi, dificultando su localización para quien quiera solicitar sus servicios. "Ahora resulta más complicado contactar conmigo, a no ser que sea por el boca a boca" ha recalcado Rafael Segura.

Ese incidente ha hecho mella en su ánimo, pues su única intención, según comenta, era ayudar y siempre había evitado cualquier tipo de privilegio con su taxi. "Llevo dos días bastante desilusionado quitando la decoración, he estado bastante mal", ha señalado el taxista.

A pesar de todo, tras pasar el mal trago, Rafael Segura acudió al director del Instituto del Taxi que no podía hacer nada para remediar su situación, y ha intentado reunirse con el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, pero no ha sido posible, por lo que va a ponerse en contacto próximamente con el Defensor del Pueblo.

Rafael Segura ha concluido que "necesito a alguien que crea en ésta iniciativa que tenga potestad para ayudarme a conseguir un permiso especial para volver a decorar mi taxi y desempeñar mi labor como llevo haciendo cuatro años atrás", y ha aseverado que "el único que podría permitirme este trato sería el alcalde".

El Ayuntamiento de Sevilla ha asegurado que ha pedido la retirada de la decoración por motivos de seguridad Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla ha asegurado que ha pedido la retirada de la decoración por motivos de seguridad y que las propuestas solo se refieren a los elementos que pueden perturbar la conducción.

Un portavoz del consistorio ha indicado a Efe que valora la acción de este conductor, pero su obligación es velar por la seguridad.

Para tratar esta cuestión, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Bueno, se ha comprometido a reunirse con Rafael Segura en los próximos días, según las fuentes, que han insistido en que la seguridad es el principal argumento municipal en esta actuación.

Entre las propuestas que se han trasladado al taxista figuran que se trate de elementos que se puedan recoger cuando no viajen niños en el vehículo o que se instalen en lugares del taxi que no perturben la visibilidad.