Publicado: 07.12.2014 15:09 |Actualizado: 07.12.2014 15:09

Ocho consejos para adoptar un perro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las mascotas son un regalo que está cada vez más de moda en Navidad. Si decides regalar un animal, hay que pensarlo con detenimiento ya que conllevan una serie de responsabilidades: si no lo tienes claro, mejor no hagas este regalo. Los cachorros crecen y, si no se ha pensado antes, puede que esté tras ellos la sombra del abandono.

En España hasta 150.000 mascotas terminan cada año abandonadas, lo que supone unos 400 al día. Este dato nos sitúa en el puesto número uno en abandono de mascotas en Europa. Por eso, estas Navidades se ha puesto en marcha la campaña No regales abandono emprendida por el grupo animalista de niños Alba Kids y FAPAM (Federación de las asociaciones de protección animal de la comunidad de Madrid) para evitar la compra caprichosa y compulsiva de animales.

Pero si lo tienes claro, una mascota puede convertirse en el mejor compañero. Si buscas perro, la mejor opción es la adopción. Hay miles de perros que esperan ser adoptados, que quieren una segunda oportunidad. Aquí te dejamos las 8 cosas que hay que hacer cuando adoptas un perro.

.- 1. Piénsalo. Reflexiona sobre los pros y los contras de esta decisión: si puedes mantener los gastos del perro, dedicarle tiempo, si tienes un espacio adecuado para él, si tu estilo de vida te lo va a permitir... Es el momento más importante. Si has sopesado esto y aun así sigues queriendo perro... ¡adelante con la adopción!

.- 2. Acércate a una perrera, a los centros de protección animal o a una asociación especial para la adopción de perros. Allí te informarán de todo lo que debes tener en cuenta sobre tu perro y te ayudarán a escogerlo. Ahora casi todas las perreras tienen página web dónde puedes ver las mascotas que están en lista de espera para ser adoptadas. Elige la raza ideal para ti, investiga acerca de las particularidades de cada raza y escoge la que sea más compatible contigo, hay perros que necesitan más actividad física, otros que son más cabezotas,... También si prefieres un perro adulto o cachorro. ¿Cuál es tu perro ideal?

.- 3. Una vez que hallas encontrado a tu perro deberás firmar un contrato de adopción. Es muy sencillo, en él se te avisa de que deberás ponerle un microchip (tal y como establece la ley) y que te comprometes a acogerlo y a darle todos los cuidados necesarios durante toda su vida.

.- 4. Cuando ya tengas a tu perro, tendrás que ir al veterinario. Allí le harán una revisión y te dirán el peso, la edad aproximada, etc. Cuando le pongas el microchip, incluirán tus datos personales y así tendrás la cartilla de tu perro donde estarán todos sus datos: las vacunas que tiene puestas, las que le faltan, si está desparasitado, el nombre, la raza,... Esta cartilla será como el DNI de tu perro.

.- 5. Una vez pasado todo el trámite ya puedes llevar a tu perro a casa. Una recomendación: pónle una chapa en su collar con su nombre y un número de teléfono por si se pierde, así si alguien lo encuentra te llamará de inmediato.

.- 6. Los primeros días en casa, el perro se encontrará desubicado y extraño, es decir, necesita un periodo de adaptación. Pero no te preocupes, en unos días el perro se sentirá como en casa. Establece el espacio donde va a comer y dormir (a ser posible un sitio tranquilo), también decide un horario para sacarlo a pasear y, por último, fija un día para acicalarle (ese día tendrás que cepillarle bien el pelo, revisarle las orejas, los ojos, ver como tiene las uñas y los dientes).

.- 7. Consulta tus dudas al veterinario. Cualquier tipo de duda, por mínima que sea, puedes consultarla a tu veterinario, a veces no tendrás si quiera que salir de casa: con una llamada puedes resolver el problema.

.- 8. Por último, ¡disfruta de tu perro! Dale mucho cariño y juega con él. Diviértete y pasa tiempo junto a tu mascota, si haces una excursión te lo puedes llevar contigo. ¡Es el compañero perfecto!

Todos los perros que se encuentran en perreras o albergues de animales pueden ser reeducados con éxito, solo hace falta paciencia y cariño. Puedes darle una segunda oportunidad y adoptarlo. ¡Una decisión de la que no te arrepentirás!