Público
Público

Ocho meses de cárcel para el agresor de los ferrocarriles de Barcelona

Deberá indemnizar con 6.000 euros a la joven ecuatoriana a la que agredió en octubre de 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La titular del Juzgado Penal número 16 de Barcelona ha condenado a ocho meses de prisión y una multa de 360 euros al joven que pegó a una menor ecuatoriana en octubre de 2007 en un vagón de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) en Sant Boi de Llobregat (Bareclona). También deberá indemnizarla con 6.000 euros.

La magistrada destaca en la sentencia la 'gran agresividad' con la que actuó el acusado, Sergi Xavier M.M., y califica de grave el episodio de 'violencia gratuita' que la menor sufrió tanto por ser mujer como por ser inmigrante.

No obstante, también tiene en cuenta que el acusado, un español de 21 años y que ya cuenta con antecedentes por robo con violencia y por conducir ebrio, dijo estar arrepentido durante el juicio, que se celebró en la Sala Polivalente del Palacio de Justicia a causa de la expectación mediática. De hecho, la repercusión social del caso agravó el cuadro de estrés postraumático que padece.

En base a la grabación de las cámaras de seguridad -que facilitaron la identificación de la agresión- y las declaraciones de los testigos, la magistrada ha declarado probado que Sergi Xavier M.M. subió a un tren de la línea S8 de los FGC en dirección a Martorell (Barcelona) sobre las 23.45 horas del 7 de octubre, hablando 'acaloradamente'.

'Yo he matado al moro. Le corté la yugular a Mohamed... A la mujer no le hice nada... Tengo amigas que la matarán de un disparo... Ya tengo demasiados antecedentes... No sé para qué vienen estos inmigrantes de mierda...', dijo el acusado antes de darse cuenta de que no estaba solo en el vagón. 'Aquí también hay una inmigrante de mierda, una zorra a la que tengo ganas de...', dijo a su interlocutor mientras se acercaba a la menor. Cuando se encontraba a escasos centímetros de la cara de la menor, empezó a insultarle mientras le daba golpecitos en las manos para llamar su atención.

Acto seguido, 'con ánimo de atentar a la integridad física de la menor y manteniéndose en su actitud de desprecio hacia la raza y origen' de la chica, le golpeó con la mano en la cabeza y en el antebrazo izquierdo y le pellizcó con fuerza el pecho izquierdo mientras seguía insultándole.

Cuando se anunció por megafonía la estación de Colonia Güell, Sergi Xavier M.M. hizo ver que se bajaba del tren, pero en lugar de eso, se cogió a una de las barandillas para ayudarse a lanzar una fuerte patada hacia la cabeza de la joven, dándole en el hombro, y después le dio un puñetazo en el costado y un manotazo en la cabeza.

Antes de abandonar el vagón, Sergi Xavier M.M. advirtió la presencia de otro pasajero también de origen sudamericano y le dijo a éste y a la joven: 'Todos los inmigrantes deberían estar muertos'. Entonces se bajó y siguió insultando a la menor desde el andén.

Con todo, la magistrada le ha condenado a ocho meses de cárcel por un delito contra la integridad moral, a una multa de 360 euros por una falta de maltrato y a pagar una indemnización de 6.000 euros a la menor, a la que no podrá acercarse a menos de mil metros durante tres años. En cambio, le ha absuelto del delito de lesiones del que le acusaba la Fiscalía, que pedía un total de tres años de prisión.