Público
Público

Oleada de robos en tres medios de información galos

Las víctimas son los periodistas que han destapado el 'caso Bettencourt'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los medios de comunicación franceses que destaparon las revelaciones del caso Bettencourt (una trama de financiación política irregular, ocultación de fraude fiscal y tráfico de influencias que salpica directamente al Gobierno de Nicolas Sarkozy) han sufrido en las últimas tres semanas una auténtica epidemia de robos de ordenadores y de material informático.

En este tiempo, el diario Le Monde, el semanario LePoint y la web Mediapart han sido blanco de unos peculiares atracadores, que se llevaron los soportes donde los periodistas guardaban los datos que implican al ministro de Trabajo, Eric Woerth, y a Sarkozy en este escándalo político.

Mediapart fue el primer medio en sufrir estos robos, el pasado 7 de octubre

Mediapart fue el primer medio en sufrir estos robos, el pasado 7 de octubre, cuando desaparecieron dos ordenadores de su redacción. Sus periodistas de investigación fueron quienes antes revelaron buena parte de los 28 CD de grabaciones de las explosivas conversaciones privadas de la multimillonaria Liliane Bettencourt con sus consejeros fiscales. En estos diálogos aparecían citados los principales dirigentes conservadores como receptores de sobres con dinero y de cheques.

Pocos días después, Le Monde informó que el ordenador de su periodista Gérard Davet había sido robado. Y, poco después, también el investigador Hervé Gattegno, de Le Point, denunció el robo de su PC. Mediapart descubrió entonces que también habían desaparecido de sus instalaciones un disco duro con datos confidenciales, y copias de los CD con las explosivas conversaciones. Cabe recordar, además, que hace seis semanas, se reveló que el Elíseo utilizó a agentes de los servicios secretos para identificar a las fuentes de que disponía Gérard Davet. Un escándalo que ya era objeto de una querella por parte de Le Monde.

Lo normal en un país apegado a la defensa de la prensa libre como garantía de democracia hubiera sido ordenar de inmediato una poderosa investigación. Algo que no ha ocurrido. El pasado jueves, la ministra de Justicia, Michèlle Alliot-Marie, restó importancia a esta oleada de robos: 'Nunca se sabe; una ventana se deja abierta y ...'.

Sí ha sido tajante el Sindicato Nacional de Periodistas (SNJ), que 'no cree en una casualidad'. Mientras, el abogado Olivier Metzner ha acusado de la operación a los Barbouzes, los agentes de servicios especiales que efectúan misiones ilegales fuera del marco reglamentario.