Público
Público

Omar Sosa pone música a toda una filosofía de vida en el disco "Afreecanos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cubano Omar Sosa se ha rodeado de músicos cien por cien africanos para destilar en "Afreecanos", su nuevo disco, "la verdadera melodía" de un continente con el que se siente hermanado y que lo mueve tanto en lo personal como en lo musical.

"África, es la madre de todos", explica rotundamente a Efe el pianista, cuya música fusiona el jazz, ritmos afrocubanos e incluso destellos de hip hop o electrónica, que se ponen al servicio de "una revolución social" que, según él, hará posible que "nos entendamos mejor a nosotros mismos y a otras culturas".

Así es como nació "Afreecanos" -juego de palabras que incluye el término "libertad" en inglés-, un proyecto que para Sosa supone "la primera parte de una conclusión, de un modo de entender la vida y la música", y que mañana mostrará en directo en el municipio madrileño de Galapagar.

Rodeado de músicos "cien por cien africanos de base, aunque no de piel", el pianista asegura haber captado "la verdadera melodía de África". Un sonido que "evoca a brisa, pájaros y mariposas", y que huye de "ese concepto del África rítmica, con un negro sin camisa tocando como loco un tambor", explica el cubano.

Para ello, el pianista ha contado con el bajista mozambiqueño Childo Tomás, el trompetista Stéphane Belmondo, el flautista Ali Wague o el senegalés Ali Boulo Santo tocando la kora, uno de los múltiples instrumentos tradicionales que suenan en este trabajo.

"Tenía claros los sonidos de este disco, sabía cómo debía sonar porque si no 'Afreecanos' habría resultado otra cosa, pero no lo que me rondaba desde hace tiempo".

El músico cubano explica que el secreto de la isla para acunar a tantos grandes talentos es "la fusión de la India, Europa y África: eso es Cuba", comenta.

Omar Sosa, que vive desde hace años en Barcelona, observa con optimismo los acontecimientos que afronta la isla en las últimas semanas, según él, "un primer paso para el cambio, no sólo de Cuba sino el que necesita el mundo entero".

"Lo último que querría ser es político -advierte el pianista sobre el tema- pero en cierto modo con mi música lo soy, pero con una política de unidad y armonía".

Nominado tres veces a los Grammy, Sosa asegura que los premios son "cada vez menos importantes" para él y "no deben sentar una pauta, sino alentar para seguir trabajando".