Público
Público

Muchos oncólogos no hacen un buen manejo del dolor: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Genevra Pittman

En una nueva encuesta aoncólogos de Estados Unidos, muchos afirmaron que manejanefectivamente el dolor de sus pacientes, aunque la la mayoríano supo elegir la opción terapéutica correcta y respondió quedeterminar el nivel de dolor sigue siendo la principal barrerapara ofrecer la atención adecuada.

El relevamiento es la continuación de una encuesta similarque había determinado un bajo nivel de manejo del doloroncológico en 1990. Los resultados demuestran, según afirmanlos autores, que hay que trabajar más para capacitar a losmédicos.

"Cuando los pacientes consultan al oncólogo, a menudo sepreguntan si morirán de la enfermedad o qué tamaño tendrá eltumor que van a palpar los médicos", dijo el doctor Neil Hagen,director de Medicina Paliativa de Atención del Cáncer de losServicios de Salud de Alberta, en Calgary, Canadá.

"En ese escenario, el dolor y los síntomas pasan a unsegundo lugar en el tratamiento", agregó.

Aun así, Hagen, que no participó del estudio, consideró:"Es muy importante manejar mejor el dolor y está bien conversaral respecto".

De los 2.000 oncólogos que recibieron la encuesta porcorreo, respondieron 610, que pertenecían a centrosoncológicos, comunitarios y universitarios, y también eran deconsultorios privados.

La mayoría calificó su capacidad de manejar el dolor con un7 (en una escala de 0 a 10) y dijo que otros colegas tendían aser más conservadores con el tratamiento. La máxima valoraciónque recibió la calidad de la preparación universitaria sobre elmanejo del dolor fue "buena".

Además, se les presentó un caso común en el consultorio: unpaciente sigue sintiendo dolor a pesar de estar tomando unadosis alta de un analgésico muy potente (opioide). Los médicosrespondieron si aumentarían la dosis, cambiarían el fármaco oagregarían otro.

Las respuestas correctas, según los expertos en dolor,deberían ser agregar fármacos de acción rápida al medicamentoinicial o aumentar de a poco la dosis del fármaco original.

La mayoría de los oncólogos respondió incorrectamente: el60 por ciento en uno de los escenarios, y el 87 por ciento enotra pregunta para explicar por qué sería peligroso aumentarrápidamente la dosis de un opioide.

Los encuestados coincidieron en que los opioides, como lamorfina y la oxicodona, son los fármacos de primera eleccióncontra el dolor oncológico y que lo mejor es indicarlos endosis regulares, sólo cuando es necesario, según publicaJournal of Clinical Oncology.

Los médicos señalaron también la renuencia de los pacientesa decir que tienen dolor y a tomar analgésicos potentes comobarreras para ofrecer la atención adecuada, aunque muy pocossuelen derivar a los pacientes a los especialistas en dolor.

La autora principal del estudio, Brenda Breuer, del CentroMédico Beth Israel, en Nueva York, opinó que los resultadosapuntan a la necesidad de mejorar la preparación universitariade los futuros oncólogos en el manejo del dolor.

El doctor Jeff Myers, que dirige el equipo consultor encuidados paliativos del Centro del Cáncer Odette, del centro deCiencias Médicas Sunnybrook, en Toronto, Canadá, instó a lospacientes a no tolerar el dolor. Enfermeros y médicos debencontrolar esos síntomas regularmente.

"Tener cáncer no significa que hay que convivir con eldolor", finalizó Myers.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online 14 denoviembre del 2011