Público
Público

La ONU aún cree posible un pacto climático sólido en diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mundo puede aún alcanzar un pacto climático sólido en la cumbre sobre el clima que se celebrará en diciembre en Copenhague y perderá una oportunidad única si retrasa las negociaciones hasta 2010, dijo el miércoles el director del Secretariado de la ONU para el Cambio Climático, Yvo de Boer.

"El tiempo se acaba", dijo De Boer en una conferencia de prensa telefónica. La última reunión entre 190 naciones antes de Copenhague tendrá lugar del 2 al 6 de noviembre en Barcelona.

Rechazando las sugerencias de que las decisiones importantes podrían postergarse a 2010, Yvo de Boer dijo que la conferencia del 7 al 18 de diciembre en la capital danesa es un "plazo único de oportunidad" para un acuerdo que incluya profundas reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los países ricos.

"Creo que Copenhague puede y debe acordar los (elementos) políticos esenciales" para una sólida respuesta a largo plazo al calentamiento global, expresó De Boer, jefe del organismo con sede en Bonn.

"Lo que tiene que estar absolutamente claro es que no tenemos otro año para sentarnos a esperar hasta México" en donde se celebrará la próxima reunión anual de la ONU, precisó.

Los países ricos y pobres están atascados sobre cómo compartir el peso de reducir las emisiones y sobre la ayuda que financie el acuerdo. Algunos países dicen que es probable que en 2010 haya negociaciones más duras si Copenhague acaba con un acuerdo político no vinculante.

Sin embargo, algunos países dicen que las negociaciones serán necesarias en 2010, en parte debido a que es improbable que el Senado estadounidense acuerde una ley sobre el clima antes de reunirse en la capital danesa. Además, otros podrían ser reacios a establecer reducciones sin conocer la decisión de Washington.

SIN ACUERDO CHINA-EEUU

En Shanghái, el enviado especial estadounidense para el Cambio Climático, Todd Stern, dijo que su país no espera llegar a un acuerdo sobre el calentamiento climático con China durante la visita del presidente Barack Obama a Pekín el próximo mes.

que son los más contaminantes, con alrededor del 40 por ciento mundial de las emisiones de efecto invernadero - podría ayudar a desatascar el acuerdo en Copenhague.

El Senado de Estados Unidos está teniendo dificultades para aprobar una ley en la que se establecen los objetivos de reducir los gases de efecto invernadero en un 20 por ciento sobre los niveles de 2005 en 2020, lo que supone un descenso de alrededor del siete por ciento sobre los niveles de 1990.

Los republicanos consideran el proyecto un plan complicado que equivaldría a una subida de impuestos que acabaría con la creación de puestos de trabajo.

Los países en vías de desarrollo, dirigidos por China e India, quieren que los ricos recorten sus emisiones en al menos un 40 por ciento sobre los niveles de 1990 en 2020 para evitar el peor escenario de sequías, inundaciones, crecidas del nivel del mar e incendios.

De Boer dijo que Copenhague tiene que acordar profundos recortes en las emisiones por parte de cada uno de los países desarrollados, acciones para los países en vías de desarrollo para comenzar a ralentizar el aumento de sus emisiones, y ayuda y tecnología para ayudar a los pobres, así como un sistema para gobernar las finanzas.