Público
Público

La ONU dice que hay 290.000 desplazados en Kenia y que la ayuda está comprometida por la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de los Asuntos de Emergencia (OCHA) aseguró hoy que hay 290.000 desplazados internos en Kenia y alertó sobre las dificultades para distribuir la ayuda humanitaria a causa de la violencia que arrasa el país desde hace un mes.

En un comunicado distribuido hoy en Ginebra, la OCHA alerta que los desplazados se mueven continuamente dadas los episodios de violencia en diferentes puntos del territorio.

"Con el número de desplazados creciendo diariamente y extendiéndose en varias partes del país, la acción humanitaria se debilita y no puede paliar las necesidades de los desplazados", reza el texto.

Además, la agencia de la ONU se lamenta de que los grupos de desplazados se reagrupan en iglesias o otros lugares que consideran seguros, pero que son difíciles de identificar para los servicios de asistencia.

La OCHA determina la situación en el distrito Molo como la más prioritaria, dado que hay 40.000 desplazados congestionados en locales infrahumanos.

Asimismo, define de "muy volátil" la situación en Cherengani, Nakuru, Naivasha, Nairobi y Kisnumu.

El organismo internacional explicó en el comunicado, que incluso en las ocasiones en las que la ayuda logra llegar hasta el lugar donde se encuentran los desplazados, el resultado no es el óptimo, dado que en varias ocasiones ocurrió que la multitud se abalanzó hacia los camiones de distribución y la ayuda no fue entregada correctamente.

La agencia destacó que los casos de violaciones se han multiplicado alarmantemente y que aunque las cifras oficiales de los hospitales hablan de que se han doblado desde que comenzó la crisis, los trabajadores humanitarios consideran que las cifras son mucho mayores dada la constatación de las amenazas conferidas a las mujeres tras ser violadas.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) trabaja junto a la Cruz Roja Keniana para intentar distribuir paquetes familiares (con los alimentos y los elementos necesarios para poder sobrevivir).

Ayer jueves pudieron distribuir 1.800 de estos paquetes que sirven para alimentar al menos a 9.000 personas.

Además, el ACNUR constató alarmado que muchos de los desplazados afirman que abandonaron sus hogares tras ser amenazados por personas anónimas o incluso mediante folletos escritos que les impelía a dejar sus casas si no querían "afrontar las consecuencias".