Público
Público

La ONU retirará a parte de su personal de Pakistán por motivos de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Naciones Unidas planea retirar gradualmente a parte de su personal destinado en Pakistán ante la ola de violencia extremista que vive el país y por la que en tan sólo tres meses han muerto cerca de 700 personas.

"Estamos en el proceso de reubicación de un número limitado de funcionarios internacionales durante un período transitorio, muchos de los cuales seguirán apoyando nuestras operaciones en Pakistán desde otros lugares", confirmó hoy a Efe la portavoz de la ONU Vannina Maestracci.

Añadió: "Nuestra prioridad es continuar con las operaciones esenciales y garantizar que todo nuestro personal en Pakistán puede operar de forma segura", y dijo no poder apuntar plazos o cifras concretas sobre cuántas personas serán sacadas del país, donde cuenta con 250 empleados extranjeros y 2.500 nacionales.

"Cualquier traslado será de carácter gradual y sólo por un período limitado, en espera de medidas de seguridad adicionales y de una evolución de la situación", aclaró la portavoz de un organismo que ha perdido este año once trabajadores en ese país.

Maestracci detalló que esta decisión se ha tomado "a raíz del reciente ataque contra la oficina del PMA (Programa Mundial de Alimentos) en Islamabad", así como "ante las pertinentes preocupaciones en materia de seguridad".

En los últimos tres meses, Pakistán está siendo escenario de una ola de violencia terrorista que se ha cobrado la vida de casi 700 personas, la mayoría civiles.

Por ello, explicó que el organismo internacional ha "realizado un examen para determinar cómo la ONU puede operar de manera más eficaz y segura para atender las necesidades más básicas de Pakistán y su población".

En ese sentido, Maestracci detalló que "uno de los principales objetivos de esta revisión ha sido garantizar que la asistencia humanitaria para salvar vidas e impulsar el desarrollo continuará sin interrupción alguna".

La decisión de la ONU tiene lugar después de una serie de ataques durante este año que hoy acaba y en los que han muerto al menos once personas que trabajaban para la organización internacional.

Además, se conoce dos meses después de que el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, decidiera reducir al mínimo su personal en las conflictivas zonas tribales de Pakistán fronterizas con Afganistán, y declarara la fase 4 de "emergencia" en las demarcaciones tribales (FATA) y en la vecina Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP).

"Teniendo en cuenta la intensa situación de seguridad en la región" sólo permanecerá en esas zonas el personal internacional de la organización cuya presencia sea "vital para las operaciones de seguridad, ayuda humanitaria y de emergencia, así como otras esenciales", afirmó entonces la organización mundial.

Ese mismo día, el pasado 2 de noviembre, una treintena de personas murieron en un atentado suicida delante de una oficina bancaria junto al hotel Shalimar, en una concurrida vía de Rawalpindi -ciudad cercana a Islamabad- y a menos de 500 metros del cuartel general del Ejército de Pakistán.