Público
Público

La Ópera de Pekín llega como asignatura a los colegios chinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Millones de alumnos chinos iniciaron hoy las clases tras las vacaciones del Año Nuevo lunar, y algunos de ellos con una nueva asignatura en sus colegios, la Ópera de Pekín, una decisión que no ha estado exenta de polémica, según informó la agencia estatal Xinhua.

El Ministerio de Educación chino decidió introducir esta materia en el currículo académico con el fin de recuperar un arte tradicional que China considera uno de sus principales símbolos de identidad pero que, al mismo tiempo, cuenta cada vez con menos audiencia.

La Ópera de Pekín, o "jingju", famosa internacionalmente gracias a la película "Adiós a mi concubina", es un arte escénico que desde hace 200 años conserva unas características que la hacen única: maquillajes diferentes según el personaje y una música y gestualización un tanto "estridentes" para el ojo occidental.

La introducción de este arte como asignatura, algo que de momento ha sucedido en 200 escuelas de 10 provincias chinas, no ha sido bien recibida por padres y maestros, y algunas encuestas por Internet señalaron que un 70 por ciento de los sondeados se muestran en contra de la materia.

Muchos padres argumentan que los niños chinos tienen ya demasiadas asignaturas, y que la nueva materia cargará todavía más a unos estudiantes que disponen de mucho menos tiempo libre que los jóvenes occidentales.

También hay protestas por el hecho de que se haya escogido la Ópera de Pekín en los colegios de provincias donde son más populares otras formas operísticas tradicionales, ya que cada región de China tiene la suya propia.

No falta quien critica la selección de las 15 obras que entran en la asignatura, pues alguna de ellas no es tradicional sino que fue compuesta en los primeros años del régimen comunista o durante la Revolución Cultural.