Público
Público

La oposición en Zimbabue rechaza un recuento de votos de las recientes elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, en inglés) rechazó hoy un recuento de votos en 23 circunscripciones tal como lo ordenó ayer la Comisión Electoral Zimbabuense, que aceptó las razones presentadas por la gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU-PF).

ZANU-PF presentó quejas de errores en la cuenta inicial en 22 de las circunscripciones de las elecciones parlamentarias y presidenciales celebradas el pasado 29 de marzo en el país y el MDC en la restante.

"No aceptaremos ningún recuento porque sería como aceptar resultados fraudulentos. Han tenido en su poder las urnas durante dos semanas y las pueden haber rellenado con sus votos", dijo a los periodistas el portavoz del MDC Nelson Chamisa.

La Comisión Electoral ha informado de los resultados de las parlamentarias, en las que las dos facciones del MDC obtuvieron 109 escaños, frente a 97 para la ZANU-PF, pero aun no ha publicado ningún dato, ni siquiera parcial, de las presidenciales, lo que llevó a la oposición a recurrir a la Justicia para que la fuerce a divulgarlos.

El tribunal de Harare que interviene en el caso dictará su veredicto mañana, pero cualquiera de las dos partes puede apelar el fallo, lo que hace prever mayores demoras, especialmente después de que la Comisión, cuyos miembros fueron nombrados por el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, ordenara el recuento de los votos.

El líder del MDC, Morgan Tsvangirai, afirma que ganó las elecciones presidenciales en Zimbabue con un 50,3 por ciento de los votos frente a un 43,8 por ciento de Mugabe, lo cual hace innecesaria una segunda ronda electoral, tal como este último exige.

El MDC compiló los resultados tomando los datos de la lista publicada en cada mesa electoral al final de los comicios, mientras que la ZANU-PF ha utilizado proyecciones de analistas para compaginar los suyos.

El recuento de votos se llevará a cabo el próximo sábado y Mugabe, que ha gobernado ininterrumpidamente Zimbabue desde la independencia del país en 1980, confía en que los datos corregidos serán suficientes para que su partido recupere la mayoría en el Parlamento.

Mugabe ha reagrupado asimismo a sus fuerzas con vistas a una segunda ronda de las presidenciales, pero el MDC advirtió ya de que no participará en ella debido al alto grado de intimidación que sus simpatizantes están sufriendo a manos de los seguidores y activistas de la ZANU-PF.

Sumándose a las dificultades que afronta la oposición, la televisión estatal zimbabuense, ZBC, informó ayer de que había descubierto un complot del MDC para "arreglar" en su favor las elecciones del 29 de marzo.

La ZBC afirmó estar en posesión de un documento, supuestamente redactado por el Secretario General del MDC, Tendai Biti, en el que éste detallaba la manera en que varios empleados de la Comisión Electoral habían acordado inflar las cifras en favor del partido opositor a cambio de una remuneración en efectivo.

El portavoz del MDC, Nelson Chamisa, rechazó las aseveraciones de la emisora estatal tildándolas de "propaganda engendrada por ZANU-PF para justificar el retraso en la publicación de los resultados y ganar tiempo para conseguir una segunda vuelta" en las presidenciales.

"Las elecciones no fueron organizadas por el MDC, sino por el gobierno de la ZANU-PF y el supuesto documento ha sido generado por ella", afirmó Chamisa.

La misiva, supuestamente escrita por Biti, fue divulgada por la ZBC cuando éste se encontraba en Lusaka (Zambia) acompañando a Tsvangirai en una cumbre extraordinaria de la Comunidad para el Desarrollo de África del Sur (SADC) que analizó el estancamiento postelectoral en Zimbabue.

Tras 13 horas de conversaciones que terminaron sólo durante la madrugada de hoy, los jefes de Estado y representantes gubernamentales de los catorce países que integran el organismo regional emitieron un comunicado en el que instaron a la Comisión Electoral Zimbabuense a divulgar inmediatamente los resultados de los comicios presidenciales.

Recomendaron asimismo que un eventual recuento de votos deberá hacerse con la participación de todos los partidos y que estos deben aceptar el resultado que surja del escrutinio.

Según fuentes cercanas a la organización de la cumbre, las discusiones se prolongaron durante tantas horas debido a la falta de consenso entre los gobernantes acerca del término "crisis" adjudicado por algunas partes a la situación de estancamiento político en Zimbabue.