Público
Público

Ordóñez asegura que España aún no se ha librado del rescate

"El giro económico del Gobierno salvó de un rescate, pero la historia no ha acabado", dice el supervisor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la mayoría de sus discursos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez muestra esa faceta de gurú económico incomprendido. Para el gobernador del Banco de España, todo es cuestionable salvo su reestructuración del sector financiero, de la que presume y por la que considera que se le recordará en los libros de historia económica. Si una reforma tiene calado, le suma esa coletilla de 'como ya venía advirtiendo el Banco de España'. Eso sucedió, a su juicio, con la modificación de la ley de las pensiones, la reforma laboral o la reestructuración del sistema financiero. Medidas que, como ayer señaló Ordóñez, en su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso, donde todos los grupos parlamentarios criticaron su gestión, sirvieron para que la economía española no tuviera que ser intervenida por Europa tras los primeros episodios de las crisis griega, irlandesa y portuguesa.

Una decisión del Gobierno que él se atribuyó como gurú en la sombra. 'Elogio el giro de la política económica del Gobierno porque ha salvado a España de un rescate, pero la historia no ha acabado', advirtió el supervisor, antes de añadir suspense al futuro a corto plazo dado el continuo castigo que sufre la deuda soberana. 'La economía española todavía sigue sometida a una vigilancia muy estricta por parte de los mercados'. Segunda advertencia. 'España sigue siendo vulnerable porque no ha acabado de hacer sus deberes'. Tercera advertencia.

Insta a la reforma laboral porque la tasa de paro pone en riesgo las finanzas

Como evidenció a lo largo de todo su argumentario, el supervisor difirió del Gobierno por enésima vez. En esta ocasión, sobre la exposición de España a la crisis griega. El pasado lunes, Elena Salgado, titular de Economía, aseguraba que la situación griega no contaminaría a España, idea en la que ayer ahondó Timothy Geithner, secretario del Tesoro americano. 'España ha conseguido más credibilidad en la comunidad inversora gracias a sus esfuerzos de reforma', insistió ayer en el diario The Wall Street Journal. En esa línea se mantuvo Ordóñez, que, sin embargo, sí defiende el contagio de la situación griega a la economía española por el 'nivel injustificado' en el que se encuentra la prima de riesgo española. La rebaja del diferencial sólo se conseguirá, según la receta del supervisor, rebajando el paro, obligando a las comunidades autónomas a un ejercicio de total transparencia en sus cuentas y realizando la adecuada reforma fiscal. 'La tasa de paro del 21% sigue siendo una cifra que plantea dudas [...] para asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas (españolas)', planteó el supervisor, partidario de flexibilizar más la reforma laboral para beneficiar los conceptos de productividad y competitividad frente a los salarios. 'Esto puede generar empleo y pronto', aseveró como fórmula mágica, alineándose con las peticiones de la patronal, para reactivar una economía que necesita un sistema financiero fuerte para afrontar la recuperación.

En este sentido, Ordóñez volvió a mostrar su doble vara de medir ante cajas y bancos. A las primeras, las ha condenado a su privatización y bancarización para que los malos gestores 'fueran arrinconados' (muchos de ellos continuarán en los consejos de los nuevos bancos) por una mera cuestión de eficiencia. 'Si las cajas hubiesen sido tan eficientes como los bancos, en estos últimos diez años, y hubiesen gastado menos en su interior o en sus directivos, podrían haber destinado 17.000 millones más a su obra social', se quejaba. De hecho, admitió que si alguna de las dos grandes entidades españolas (Santander y BBVA) hubiesen tenido problemas por la crisis 'le hubiera pedido al Gobierno que metiera dinero público'.

Sobre la futura investigación de la Audiencia Nacional a los Botín, Ordóñez aseguró que su institución 'intervendrá' si llega el momento procesal adecuado.