Público
Público

País Vasco y Galicia votan por el cambio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

País Vasco y Galicia votaron el domingo por el cambio en unas elecciones que han supuesto un retroceso del voto nacionalista en ambas regiones y un refuerzo de la figura de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular, que vuelve por la puerta grande al Parlamento gallego.

Prácticamente todos los periódicos coincidían en sus portadas y análisis en el viraje político en ambas comunidades, donde estos comicios se planteaban como una evaluación electoral para los socialistas en medio de la crisis económica y para el PP por la difícil situación interna de las últimas semanas a raíz del caso de corrupción que salpica a algunos de sus miembros.

que podrían ser siete, hasta 25 - coloca a su candidato, Patxi López, más cerca de convertirse en el primer no nacionalista que ocupa la Lehendakaritza. El Mundo lleva en su primera plana "Patxi López será lehendakari" bajo el gran titular "Vuelco histórico en el País Vasco mientras el PP recupera Galicia".

Pese a que la mayoría de los medios ven a López como lehendakari, lo cierto es que necesitará contar, al menos en la investidura, con el apoyo de los 13 escaños del PP y del de Unión Progreso y Democracia, que entra por primera vez en la Cámara de Vitoria.

"López, el gran triunfador de la jornada, asume la enorme responsabilidad de encabezar el primer gobierno no nacionalista de la historia del País Vasco y para ello necesita de los votos del PP. Tras el castigo a la coalición con los nacionalistas en Galicia, al PSOE difícilmente le resta otra opción que pactar con el PP", señala El Mundo.

Las próximas semanas se perfilan como de intensa negociación en el País Vasco, puesto que el resultado electoral arroja un abanico de posibilidades que podría pasar también por gobiernos en minoría de PNV o PSE.

el partido con más escaños, 30 - y PSE es vista como poco probable en los análisis de los medios, que no obstante recuerdan la oferta del candidato socialista a dialogar con todas las fuerzas políticas y los apoyos que los nacionalistas ofrecen a los socialistas a nivel nacional.

"Malo sería que la oferta de hablar con todos y escuchar las razones de los demás, reiterada ayer por Patxi López, no incluyera hacerlo con el PNV; cuya posición de primera fuerza le otorga el derecho a plantear su propia alternativa", plantea El País en su editorial.

Los grandes perdedores de estos comicios vascos han sido los socios del tripartito, ya que Eusko Alkartasuna, que se presentaba en solitario tras decidir no concurrir con el PNV, ha pasado de 7 a 2 escaños y Ezker Batua, de 3 a uno.

"La aventura soberanista del lehendakari (Juan José) Ibarretxe ha propiciado el descalabro del conjunto del nacionalismo, coincidiendo con un momento de extrema debilidad de los terroristas, lo que, entre otras cosas, transforma radicalmente el escenario político con el que debía contar hasta ahora la lucha contra ETA", dice el editorial de El País.

El mayor triunfo lo ha logrado Aralar, formación independista y de izquierdas que pasa de 1 a 4 escaños, y que parece haber aglutinado parte del voto de la izquierda 'abertzale', que abogó por el voto nulo tras verse ilegalizada por los tribunales por sus vínculos con ETA.

"Aralar es la fuerza política con mayor aumento relativo (..), pero ello tiene también una lectura positiva en la medida en que se trata de un partido que repudia la violencia y cuyos dirigentes han sido amenazados por ETA", señala el editorial de El Mundo.

VICTORIA DEL PARTIDO POPULAR

Pese al retroceso de 15 a 13 escaños del Partido Popular en el País Vasco, su condición de "llave" en la formación de un gobierno no nacionalista y el gran triunfo de Alberto Núñez Feijoo en Galicia refuerzan a Rajoy, cuyo liderazgo al frente de la formación conservadora ha sido cuestionado por los enfrentamientos internos y el destape de presuntos casos de corrupción de altos cargos.

"No hay duda de que el presidente del PP quiso convertir las elecciones gallegas en un test que ha superado con buena nota", apunta El Mundo.

Núñez Feijoo, que hace tres años sustituyó al histórico Manuel Fraga al frente del PP gallego, recuperó la mayoría absoluta en el tradicional "feudo" del PP tras cuatro años de gobierno bipartito entre socialistas y nacionalistas del BNG, y que sitúa al socialista Emilio Pérez Touriño como otro de los grandes perdedores de esta consulta.

"La verdadera dimensión de la derrota socialista la dio el pasado viernes el presidente del Gobierno cuando animó a sus militantes con una frase de la que puede estar arrepintiéndose: 'Votar a Touriño es votar a Zapatero'", asevera el ABC en su editorial.