Público
Público

Los países del FMI claman por más coordinación económica

Un grupo de naciones, liderado por Estados Unidos, pide al FMI que trabaje para estabilizar las divisas. El organismo se compromete a luchar contra el proteccionismo "en todas sus formas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fluctuaciones interesadas en los mercados de divisas dominaron la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial que concluyó ayer en Washington. Para evitar que la guerra de devaluaciones competitivas hunda la incipiente recuperación, muchos de sus miembros, liderados por EEUU, pidieron una actuación más enérgica del Fondo que evite que los desequilibrios internacionales se ahonden.

A dos semanas del G-20 de Seúl, la guerra de divisas centró todas las conversaciones. Detrás del enfrentamiento se encuentra China y su resistencia a dejar que el yuan se aprecie libremente, lo que ha obligado a otras naciones emergentes, como Brasil y Corea del Sur, a seguir su ejemplo para no perder competitividad.

La UE teme que la fortaleza del euro lastre la recuperación

La preocupación más inmediata es que las diferencias de cambio afecten directamente a la recuperación, que el comunicado final del FMI calificó de 'frágil' y 'desigual'. El empuje hacia la salida de la crisis 'se ha debilitado' y es ahora 'más incierto', coincidieron en afirmar los ministros de los 187 países presentes. Por eso, los miembros de este organismo multilateral también subrayaron su 'fuerte compromiso' con la cooperación para consolidar un crecimiento 'fuerte, sostenible y equilibrado'.

El mensaje es clave en un momento en el que la respuesta coordinada de la crisis se ha tambaleado por las acciones unilaterales sobre la divisa del gigante asiático, lo que ha llevado a los expertos a cuestionar el papel del G-20 y del resto de los foros económicos en la recuperación mundial.

Ante el caos que podría avecinarse, países como EEUU, Canadá o Brasil pidieron ayer abiertamente al FMI que ejerciera una supervisión más enérgica. 'Una de las misiones centrales del FMI es llevar a cabo una vigilancia rigurosa del sistema monetario internacional', señaló el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner en su discurso ante el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC). El organismo 'debe reforzar su supervisión de las políticas de cambio', destacó Geithner porque 'la excesiva acumulación de reservas a escala global está conduciendo a serias distorsiones en el sistema monetario y financiero internacional'.

El Fondo quiere reaccionar a las críticas por la descoordinación

El Fondo está dispuesto a ejercer de guardián del sistema siempre y cuando sus miembros se pongan de acuerdo. 'Podemos hablar y hablar sobre esto, pero lo que realmente necesitamos es actuar', subrayó el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn. 'Y no creo que podemos hacerlo de otra forma que cooperando, por eso hay organizaciones multilaterales', añadió subrayando que la cita del G-20 en Seúl será clave para abordar estos temas. 'No hay una solución única para cada país', dijo.

Strauss-Khan pidió a los 'miembros más importantes' en una velada referencia a China, ejercer 'sus responsabilidades sobre el equilibrio del sistema'.

El FMI también se comprometió a rechazar el proteccionismo que un enfrentamiento entre las divisas podría reavivar. 'El rechazo al proteccionismo en todas sus formas debe de seguir siendo un elemento clave de nuestra respuesta coordinada a la crisis', señala el comunicado final.

Precisamente, un rebrote del proteccionismo es el principal temor de la UE, que ve en la fortaleza de su moneda un palo en la rueda del crecimiento, mientras asiste a una explosión de la economía y exportaciones chinas. 'El euro está demasiado alto y otros países mantienen su moneda artificialmente devaluada, lo que alimenta la desconfianza y el riesgo del proteccionismo', asegura un alto funcionario comunitario testigo de varios encuentros entre líderes europeos y los primeros ministros chino o japonés, informa Daniel Basteiro.

La zona del euro se ve también perjudicada por su fortaleza frente al dólar, pero 'el enemigo es común', explican fuentes comunitarias en relación a China. Por eso, esta semana el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, y el del BCE, Jean Claude Trichet, pidieron a Wen Jiabao, su primer ministro, que flexibilice su tipo de cambio tal y como prometió en junio. Desde entonces, el yuan se ha revalorizado sólo un 2% con respecto al dólar, pero ha caído hasta un 9% en comparación con el euro. Por su parte, el comisario comunitario de Economía, Olli Rehn, advirtió de que 'la recuperación de la economía de la eurozona podría debilitarse si el euro tiene que seguir soportando una carga desproporcionada en el ajuste de los tipos de cambio mundiales'.