Público
Público

Los países prosiguen la negociación para reformar la Política Agrícola Común

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Agricultura de la UE se reunirán hoy y mañana para seguir las negociaciones de la Política Agrícola Común (PAC) y tratar otros asuntos, como la enfermedad de la "lengua azul", los planes de reparto gratuito de alimentos o el consumo de frutas y hortalizas.

El Consejo de Agricultura comunitario continuará las discusiones para la revisión -el llamado "chequeo médico"- de la PAC, que se empiezan a intensificar con el objetivo de conseguir un acuerdo durante el mes de noviembre.

Asistirá el secretario de Estado del Medio Rural, Josep Puxeu, acompañado por el consejero de Desarrollo Rural, Ganadería y Pesca de Cantabria, Jesús Miguel Oria, quien este semestre representa a las comunidades autónomas en el Consejo agrícola de la UE.

Los ministros celebrarán reuniones bilaterales con la Comisión Europea y con la presidencia francesa de turno de la UE, para acercar posiciones, ya que está previsto que de aquí a octubre salga un nuevo documento de compromiso que haga avanzar la negociación.

El martes, la presidencia hará un balance del estado de sus contactos con cada país -la reunión con España será ese día- y de los puntos más complicados para conseguir un acuerdo.

La PAC absorbe la mitad del presupuesto comunitario, 55.800 millones de euros al año (España el segundo receptor, con más de 6.900 millones para agricultura y pesca).

La propuesta de reforma de la PAC que está en estos momentos sobre la mesa prevé, entre otras medidas, un incremento de la "modulación" es decir del recorte de ayudas directas, para trasvasar ese dinero a políticas de desarrollo rural -que financian en el campo actividades distintas o complementarias a la agricultura-.

Bruselas propone que en el caso de los productores que perciban más de 5.000 euros en ayudas se incrementen las reducciones, de manera que en 2013 la reducción llegue al 13% de la prima y rebajas aún superiores para los que cobran más de 100.000 euros.

La reforma plantea también un incremento de las cuotas lecheras hasta suprimirlas en 2015, así como la conversión del máximo posible de las ayudas en un pago por explotación desligado de la obligación de producir.

España ha pedido recientemente prudencia en los cambios que afectan al sector lácteo, dada la tensión que vive el mercado de la leche y la inestabilidad de los precios.

Por otra parte, España y 15 países más pedirán durante el Consejo de la UE ayudas para combatir la enfermedad de la "lengua azul" que afecta al ganado.