Público
Público

Las pajas de James Franco y los ataques de pánico

El protagonista del último filme de Danny Boyle confiesa masturbarse mucho en los hoteles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

James Franco, que ha dado vida a uno de los malos de las nuevas entregas de Spiderman, ha hecho honor a su apellido y se ha sincerado en una entrevista publicada en la revista Hollywood Reporter.

El joven actor, que se encuentra promocionando 127 Horas, la próxima película del director Danny Boyle (cinta en la que Franco interpreta el papel del montañista Aron Ralston, el hombre que se quedó atrapado en la montaña y una roca aplastó su brazo, que finalmente tuvo que cortarse), ofreció una picante declaración al confesar que la 'manola' y la 'gayola' son sus fieles acompañantes durante los largos periodos de tiempo muerto que pasa en habitaciones de hotel.

'Me paso una buena cantidad de tiempo a solas, sobre todo cuando viajo durante las promociones de las películas, y estoy en los hoteles la mayor parte del tiempo', asegura en la publicación. 'Y no me importa porque tengo un montón de cosas que hacer por mi cuenta. Tengo mucho tiempo para la lectura, para estudiar o para lo que sea'.

Y así, el actor de Spiderman ha soltado una perla. 'Cuando estoy solo, me masturbo mucho. No sé por qué. Es como si cuando tienes esos días en que tienes mucho que estudiar o mucho que leer... Pues yo tengo mucho que masturbarme', confiesa. 'Estoy en el sofá todo el día o en la cama y sólo hago eso. A veces, hasta cuatro o cinco veces. Probablemente es lo que hubiera hecho se me quedara atrapado bajo una roca', termina argumentando haciendo una referencia a la película que se encuentra promocionando.

Más allá del chascarrillo disparado por el actor, las primeras proyecciones de la película 127 horas, están empezando a tener lugar en festivales de cine y también con cierta polémica. La forma en que está rodado y montado el filme y su propio argumento ha provocado que en varias ocasiones los servicios médicos hayan tenido que atender a algún espectador en la sala aquejado de mareos e incluso ataques de pánico.