Público
Público

Pakistán insta a los huidos del Swat a volver a sus casas

El Gobierno paquistaní dice controlar el bastión de los talibanes en la región

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno paquistaní anunció ayer que los dos millones y medio de desplazados del valle de Swat que huyeron de los combates contra los talibanes ya pueden regresar a las casas que dejaron en abril.

Con esta medida, el Gobierno da por hecho que tiene el control sobre el bastión talibán, un antiguo destino turístico al noroeste de Islamabad. Además, Pakistán proclamó que no permitirá el regreso de los talibanes. Las autoridades paquistaníes dicen haber matado a 1.700 combatientes islamistas en los últimos tres meses de combates en los que han reconocido la pérdida de 160 soldados.

'Se ha restablecido la electricidad, el gas, las gasolineras e incluso los bancos', afirmó ayer el primer ministro Yusuf Gilani. El primer ministro también anunció un plan de cuatro fases para el regreso de los refugiados que comenzará el próximo lunes.

Regreso escalonado

Según Gilani, en primer lugar regresarán los 280.000 que están malviviendo en tiendas de campaña instaladas en 20 campos de refugiados situados en el sur de Swat. Después lo harán aquellos que están instalados en edificios oficiales, escuelas incluidas.

La tercera fase la completarán los que viven acogidos por familiares o conocidos. La mayoría en Swabi, Mardan y Peshawar. En la última fase lo harán aquellos que se hayan desplazado de la zona noroeste de Pakistán.

Entre los desplazados hay 500.000 que no están censados en la región o que no cuentan con los documentos de identificación en regla.

El apoyo de la población civil en la ofensiva del Ejército paquistaní contra los talibanes era alto cuando se inició el ataque. Pero el Gobierno temía que el descontento entre los desplazados creciera si se tardaba en arreglar su situación.

Gilani reiteró que el Ejército controla el valle, pero no descartó incidentes y atentados. Una inestabilidad que según Gilani se registra en todo Pakistán.