Publicado: 17.02.2014 20:32 |Actualizado: 17.02.2014 20:32

Panrico recula en la impugnación de la huelga para que la Generalitat medie en el conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras cuatro meses de huelga indefinida -la más larga de la era democrática en España-, un conflicto enquistado y una fuerte división sindical, Panrico da un paso adelante para sofocar el problema de la planta de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

La compañía ha aceptado la propuesta que el Govern puso sobre la mesa el pasado miércoles, lo que implica retirar la demanda contra el comité de huelga de la planta de Santa Perpètua de Mogoda con la que reclamaba al juez que declarara ilegal el paro indefinido, ha explicado la Generalitat.

Pero los trabajadores ya rechazaron en asamblea esta propuesta el pasado jueves, según ha recordado a Público Ginés Salmerón, presidente del comité de empresa en la fábrica catalana por CCOO. La Generalitat, para abrir de nuevo el diálogo entre las partes, les remitió un documento con cuatro puntos: que Panrico retirase la impugnación de la huelga, que los trabajadores hicieran lo propio con la impugnación del acuerdo entre la compañía y la mesa negociadora del pasado noviembre, abrir una comisión entre las partes tutelada por la Dirección General para tramitar y negociar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y, por último,  crear una comisión para estudiar la futura ocupabilidad y el número de despidos en la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda con el objetivo de rebajar la afectación del ERE.

Varias son las razones por las que los trabajadores no acceden a esta oferta y por la que, a lo largo del martes, remitirán una propia a la Generalitat, ha explicado Salmerón, que recuerda su disposición al diálogo pero "no en estos términos".

En primer lugar, Panrico ya ha incumplido el primer punto del documento del Govern, ya que el jueves tuvo lugar el juicio en los juzgados de Sabadell en el que la empresa reclamaba a diez miembros del comité de huelga cinco millones de euros en concepto de indemnización por daños y perjuicios. Una vista en la que el juez también debía valorar si declaraba ilegal el paro indefinido.

Por otra parte, la impugnación del acuerdo sobre el ERE fue realizada por la Federación estatal de CCOO, no por el comité de empresa de la planta catalana, añade Salmerón, quien enfatiza en que la planta de Paracuellos del Jarama (Madrid) y la de Murcia también rechazaron ese acuerdo. "Nosotros podríamos mediar para que se retirase si esta predisposición a la negociación sigue adelante", asegura el sindicalista, pero lo ve "bastante complicado".

En concreto, la Federación estatal de CCOO impugnó el acuerdo que Panrico alcanzó en noviembre en Madrid a nivel nacional sobre el plan de ajuste, que incluía el despido de hasta 745 personas de una plantilla de más de 2.000 y rebajas salariales del 18%, unas medidas con las que la compañía aparcó el concurso de acreedores.

Sobre el ERTE, Salmerón explica que "no es lógico que se desconvoque una huelga en la que llevamos inmersos cuatro meses para negociar un ERTE sin que se haya retirado el ERE inicial contra el que peleamos. Es una espada de Damócles que tiene que desaparecer".

Actualmente, la planta de Santa Perpètua de Mogoda cuenta con 345 empleados, y la dirección propone 215 despidos y rebajas salariales del 18%, y los trabajadores han señalado que ya han sido despedidos 40 empleados, a los que se sumarán otros 150 antes de verano y está soportando la huelga más larga de la etapa democrática española.