Público
Público

Los parados de larga duración se han multiplicado por siete desde 2007

La tasa de paro entre inmigrantes, mayores de 45 años y jóvenes menores de 25 también se ha triplicado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El paro es la cara dramática de la crisis. Los datos de desempleo dan la medida exacta de la intendidad y fortaleza de una recesión de la que no se vislumbra el final. Algunos de esos datos son desalentadores: el número de parados de larga duración (más de un año en el desempleo) se ha multiplicado por siete desde el tercer trimestre de 2007.

Estos parados ya representan a uno de cada dos desempleados en España, según el Informe regional del mercado laboral que elabora la patronal de grandes empresas de trabajo temporal (Agett).

De los 393.200 parados de larga duración que había en España al comienzo de la crisis se ha pasado a rozar los 2,7 millones a finales del año pasado, lo que, en términos relativos, implica un incremento de casi el 571% respecto al tercer trimestre de 2007. De esta forma, actualmente, el perfil del parado español se corresponde con el de un varón, de 30 a 34 años, que lleva dos o más años en el desempleo.

La comunidad donde el peso de los desempleados de larga duración sobre el total de parados es más elevado es País Vasco, con un 57,2%, seguida de Comunidad Valenciana (55,7%), Cataluña (51,7%), Castilla-La Mancha (50,7%), Andalucía (50,6%), y Galicia y Canarias (ambas con un 50,4%).

En todas ellas, más de la mitad de sus parados lo son de larga duración.

Desde que comenzó la crisis, los extranjeros en paro se han triplicado y suponen uno de cada cuatro desempleados de España. También se ha multiplicado por tres la tasa de paro de los mayores de 45 años y la de los jóvenes menores de 25.

En concreto, la tasa de desempleo de los extranjeros ha pasado del 11,8% en el tercer trimestre de 2007 al 34,8% a cierre de 2011. El perfil del parado inmigrante se corresponde con el de un hombre de 25 a 34 años que lleva dos o más años buscando empleo. El colectivo extranjero ha pasado de crear empleo a un ritmo interanual del 13% a destruirlo al -8,5%, tasa ésta última cinco puntos superior a la de la media nacional (-3,3%).

En todas las comunidades, la tasa de paro de los inmigrantes supera a la tasa media española del 22,85%. Las regiones con más paro extranjero son Extremadura (48,2%), La Rioja (39,7%), Comunidad Valenciana (38,7%) y Asturias (38,4%), mientras que las tasas más bajas las registran Navarra (28,3%), Cantabria (28,7%) y Madrid (29%).

La tasa de desempleo de los extranjeros ha pasado del 11,8% en el tercer trimestre de 2007 al 34,8% al cierre de 2011

Por su parte, desde el estallido de la crisis, los mayores de 45 años han visto cómo su tasa de desempleo pasaba del 5,9% al 17,3% a finales de 2011. También el perfil del parado mayor de 45 años se corresponde con el de un varón en busca de empleo desde hace más de dos años.

Pero los mayores de 45 años son también el único colectivo que ha creado empleo desde que comenzó la crisis, con 279.600 puestos de trabajo. Sólo se destruyó empleo en esta franja de edad en el año 2009, cuando se perdieron 398.200 puestos de trabajo.

En cuanto a los jóvenes, su tasa de paro ha pasado del 18% al 48,6% en los años de la crisis. El perfil del joven en desempleo se corresponde con el de un varón que lleva de uno a dos años buscando empleo sin conseguirlo. Cuatro de cada diez puestos de trabajo destruidos desde el tercer trimestre lo ocupaban jóvenes menores de 25 años.

El informe de Agett pone también de manifiesto que uno de cada tres empleos destruidos en el último año los ocupaban mujeres, cuya tasa de paro, del 23%, es seis décimas superior a la de los varones (22,4%).

A pesar de ello, los indicadores de empleo de las mujeres han mostrado una mejor evolución que la media nacional.