Público
Público

Un pasajero herido en el accidente de Cassà asegura que la conductora "se dormía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los 44 heridos del autobús accidentado en Cassà de la Selva (Gironès), Ángel Torres, ha declarado a EFE que el vehículo iba "muy deprisa" antes de entrar en la rotonda, donde la conductora ha perdido el control del autobús porque se "dormía".

Los Mossos d'Esquadra todavía investigan las causas del accidente del autobús de línea que cubre el trayecto entre Girona y Sant Feliu de Guíxols (Girona), que volcó esta mañana justo cuando salía del término municipal de Cassà de la Selva y pretendía incorporarse en una rotonda de la C-65 en sentido Llagostera (Girona).

Torres ha concretado que la conductora iba "durmiéndose" y que ha hecho un "movimiento extraño", justo en la rotonda, para acabar volcando en un desnivel de cerca de dos metros por el que se ha deslizado de forma lateral.

"Iba muy deprisa, se dormía e iba con la vista al suelo hasta que ha hecho un golpe de volante y hemos volcado", ha explicado Ángel Torres.

A las 15:00 horas la grúa ha conseguido enganchar al autobús para trasladarlo al depósito de Girona y, pocos minutos después, los agentes de los Mossos d'Esquadra han abierto al tráfico los dos carriles cortados.

El accidente ha provocado 4 kilómetros de retenciones en dirección a Sant Feliu y 3 en dirección a Girona, según ha informado durante la mañana Servicio Catalán de Tráfico.

Por su parte, el director general de Transporte y Movilidad de la Generalitat, Ricard Font, ha informado a EFE desde el lugar de los hechos que finalmente no ha habido heridos graves y que de los 44 heridos, 32 son leves, con contusiones, problemas cervicales y un caso que ha sufrido la rotura de un dedo de la mano.

Los otros 12 heridos han sido muy leves, entre los cuales una mujer embarazada. Entre los atendidos ha habido 6 menores.

Desde el Instituto Catalán de Salud, que ha atendido a 15 personas, han informado a las 16.00 horas de que ya se habían dado de alta a 10 personas y que sólo uno de los que todavía están ingresados en urgencias podría pasar la noche en observación.

Por su parte desde el Instituto de Asistencia Sanitaria, que ha atendido a 12 personas en el ambulatorio de Cassà de la Selva y a 17 más en el Hospital Santa Caterina de Salt (Girona), han informado que "todavía se están realizando visitas" y que tienen "mucha radiología por hacer".

Entre las personas que están atendiendo en el Hospital Santa Caterina de Salt se encuentra la conductora del autobús, que todavía no ha sido dada de alta.

El alcalde de Cassà de la Selva, Enric Bagué, ha declarado a EFE que "podemos estar contentos porque podía haber sido mucho más grave". En la misma línea, Font ha comentado que "hemos tenido suerte porque el autobús ha volcado de un lado y si lo hubiese hecho de otra manera, podría haber sido mucho más grave".