Público
Público

Los pasajeros del autobús de Oropesa pidieron al chófer que aminorara

El autobús tenía seis años y la empresa insiste en que el conductor no había rebasado las cuatro horas al volante"El autobús daba bandazos como si fuese una barca&qu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los supervivientes del mortal accidente de autobús en Oropesa del Mar (Castellón) avisaron al conductor durante el viaje de que redujera la velocidad. Según el testimonio de los supervivientes, el conductor, Francisco Meriñán Herrera, de 46 años, que murió en el siniestro, no hizo caso a las reclamaciones. Un equipo de investigación de la Guardia Civil recreó este lunes el accidente para conocer con exactitud los detalles que llevaron al autobús a volcar y atravesar la mediana de la autopista AP-7. El reventón de la rueda delantera izquierda sigue siendo la principal hipótesis.

Las diligencias judiciales continúan abiertas pero algunos familiares de los fallecidos y heridos manifestaron su intención de demandar a la empresa Autocares Meroño, propietaria del autobús. La empresa afirmó que el vehículo disponía de la licencia del Ministerio de Fomento para realizar la ruta Algeciras-Barcelona.

Además, la empresa descartó que el autobús tuviera problemas mecánicos porque había pasado todos los controles y tenía seis años de antigüedad. La empresa duda también del reventón, puesto que las ruedas del vehículo fueron cambiadas hace un mes. Los portavoces de la empresa no tuvieron en cuenta tampoco una posible negligencia del conductor por cansancio porque no llevaba cuatro horas conduciendo (máximo que permite la ley). Según esta versión, el conductor había empezado a las 13.30 y el accidente tuvo lugar a las seis de la tarde.

El conductor, del barrio de La Concepción en Cartagena (Murcia), trabajaba desde hacía seis años para la misma empresa. Había acabado su último trayecto a las cinco de la tarde del viernes y el sábado lo había descansado. El gerente de la empresa, Juan Sánchez, se desplazó a Castellón para prestar declaración.

De los 45 heridos en el accidente, 11 continuaban ayer ingresados con pronóstico grave o muy grave en el Hospital General de Castellón y el Hospital La Fe en Valencia. Dos de ellos se encuentran bajo cuidados intensivos, según informó el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricard Peralta. El resto de los heridos recibió el alta ayer por la mañana y fueron desplazados a su destino en Tarragona y Barcelona. Ayer se supo también que entre los fallecidos había una turista de Barcelona.

Otro siniestro en Toledo dejó tres muertos tras la colisión de un camión contra tres turismos. El accidente se produjo en una zona de obras. El camión, que transportaba maderas, arrolló a los coches y uno de ellos ardió. El conductor salió ileso, pero dos de los fallecidos murieron calcinados.