Público
Público

La patronal bancaria considera que los bancos tienen que poder quebrar

La Banca española, después de aprovecharse de las ayudas de miles de millones para protegerla de la quiebra, cree deseable que se deje caer a los bancos que tengan problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la patronal bancaria española (AEB), Miguel Martín, después de las ingentes cantidades de dinero público inyectadas en el sector financiero español, ha considerado hoy que 'sería deseable que todas las entidades financieras tuviesen el riesgo de quebrar'.

Durante su intervención en unas jornadas organizadas por la Abogacía General del Estado, Martín señaló que no debe haber 'entidad grande ni pequeña que deba librarse de su quiebra'. 

'Ningún banco debe librarse de su quiebra', dice la patronal

El responsable de la AEB criticó las ayudas públicas aportadas por los gobiernos a sus respectivos sistemas bancarios. 'No se puede ayudar en términos de capital sin generar problemas de competencia', aseveró. 

En este sentido, citó el caso de 'algún banco estadounidense' que ya ha caído tres veces 'y sigue resurgiendo como el ave Fénix'. 

Estas declaraciones del jefe de la patronal de los bancos se producen meses después de que el Gobierno español haya puesto a disposición de la Banca, entre ayudas, facilidades, fondos anticrisis o cambios de normativa, unos 160.000 millones de euros  para inyectarle liquidez en el último año. Unas ayudas a las que los bancos españoles han acudido masivamente .

Desde octubre de 2008, el sector ha recibido tres grandes planes de ayuda. Primero, el Ejecutivo creó un fondo para comprar hasta 50.000 millones en activos de bancos y cajas, y, pocas semanas después, autorizó la concesión de avales para las emisiones de deuda por un importe de hasta 100.000 millones.

La Banca española ha ganado 6.000 millones este año gracias a las ayudas públicas

Por último, se creó un fondo de rescate para las entidades financieras en problemas, para solucionar sus problemas de solvencia y evitar la quiebra de cualquier entidad bancaria. Se dotó con 9.000 millones de euros, de los que 6.750 millones procedían del dinero de los contribuyentes a través de fondos procedentes de los presupuestos generales.

Gracias a estas ayudas, la Banca española ha obtenido unos réditos de casi 6.000 millones de euros, de los 20.000 millones que ha ganado en el último año.