Publicado: 20.03.2014 11:38 |Actualizado: 20.03.2014 11:38

La patronal del cigarrillo electrónico pide al Gobierno un sistema de licencias para la venta del producto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"El cigarrillo electrónico es un producto singular, no es tabaco ni tiene efectos terapéuticos, es una nueva elección de los fumadores y por eso necesita una regulación propia". Esta es la premisa en la que se ha basado la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) para elaborar una guía de autorregulación del producto con el objetivo de "controlar el mercado".

La patronal, que agrupa al 60% de las 500 empresas del sector, insta al Gobierno a elaborar un sistema de licencias de venta que asegure que sólo puedan operar "establecimientos que cumplan con una serie de requisitos mínimos en términos de experiencia, formación y calidad". Actualmente, los cigarrillos electrónicos se venden en tiendas particulares pero también en papelerías, verdulerías y pescaderías. "Las licencias, como tienen los estancos, serían una herramienta más para regular el producto de manera justa y garantizar su calidad", ha explica el vicepresidente de ANCE, Alejandro Rodríguez.

La verificación de la edad en compras on line, el veto publicitario destinado a menores, la limitación de nicotina a 20 miligramos por milímetro y la obligación de rotular los productos como mínimo en castellano son algunas de las propuestas de autorregulación de la ANCE.

La patronal, que se muestra a favor de la decisión del Congreso de prohibir los cigarrillos electrónicos en edificios públicos, hospitales, centros educativos y transportes públicos, insiste en que se trata de "un producto sin efectos terapéuticos que puede ser el sustituto del tabaco". De hecho, la TVECA (Tobacco Vapor Electronic Cigarrette Association) calcula que en una década el consumo del cigarrillo electrónico —14.000 veces menos dañino que el cigarrillo convencional, según la organización— podría superar el consumo de tabaco.

El cigarrillo electrónico no contiene alquitrán, ceniza ni humo. Sólo nicotina, "un producto natural que se encuentra en tomates y patatas pero que, como la cafeína, es adictiva", ha señalada el presidente de la TVECA, Ray Story.  "El cigarrillo electrónico es  menos nocivo que el tabaco, pero no cura nada, no es terapéutico, no ayuda a dejar de fumar", ha insistido Rodríguez.

En España hay 800.000 vapeadores; 500 millones en el mundo entero, según la patronal. El sector factura en España más de 24 millones de euros anuales y genera 3.000 puestos de trabajo directos y 4.000 indirectos.