Público
Público

Paul McCartney sigue insistiendo en la confidencialidad para un acuerdo con Mills

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex Beatle Paul McCartney sigue insistiendo en una cláusula de confidencialidad sobre su fallido matrimonio para llegar a un acuerdo de divorcio con Heather Mills, informa hoy la prensa británica.

El proceso de divorcio de la pareja se encuentra actualmente en el Alto Tribunal de Londres y las vistas se celebran a puerta cerrada.

La falta de acuerdo entre ambos después de seis días significa que McCartney, de 65 años, y Mills, de 40, seguramente terminarán ventilando sus diferencias en público, señala el diario "The Times".

El juez encargado del caso informará a las partes dentro de dos o tres semanas qué parte de la fortuna del músico, calculada en 825 millones de libras (1.105 millones de euros), deberá recibir Mills por sus cuatro años de matrimonio, del que ha nacido una hija.

Según la prensa, McCartney le ha ofrecido a su ex esposa en torno a 20 millones de libras (26,8 millones de euros) más una serie de pagos anuales hasta que la pequeña Beatriz cumpla dieciocho años, con lo que la cantidad total alcanzaría los 55 millones (73,7 millones de euros).

Frente a la insistencia del músico en que Mills no revele ningún detalle íntimo de sus años de matrimonio, la ex modelo quiere tener plena libertad para, según sospechan algunos, firmar un contrato para un libro o incluso una película.

Max Clifford, conocido asesor de relaciones públicas, afirma hoy en "The Times" que Mills se equivoca, sin embargo, si cree que puede sacar una millonada de un eventual contrato para publicar sus memorias.

"El único interés en Heather Mills es por Paul McCartney. Si se tratase de otra persona, la historia que pudiese contar a los periódicos o a la televisión sólo valdría en torno a un millón de libras (1,32 millones de euros). Después de todo Rebecca Loos sólo consiguió 750.000 libras (990.000 euros) por su supuesta relación con David Beckham", explica Clifford.

"Depende de lo que tenga que contar, pero el hecho de que sea una persona que fantasea tanto y dado que Sir Paul (McCartney) es bastante dado al litigio, la gente tendrá mucho, pero que mucho cuidado de tocarlas (esas memorias)", agrega el experto.