Público
Público

Pellegrini pasa al ataque

El técnico responde a los reproches velados de Valdano por no conocer a los chicos del filial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Era más importante ganar en A Coruña, que si un canterano jugaba un minuto más o un minuto menos. De lo que dijo Valdano, pregúntenle a él'. Lo dijo ayer Pellegrini, al que parece que la cantera le ha explotado en las manos. Primero fue su decisión de no darle minutos a ninguno de los cuatro canteranos que se llevó a A Coruña. Luego, el interrogatorio sobre nombre y posición a los chicos con los que completó los entrenamientos durante la semana. Por la cantera, el técnico se ha metido en el primer cruce dialéctico con el hombre que más se empeñó en llevarle al Madrid.

Las palabras de Valdano ('posiblemente Pellegrini no conocía bien a los canteranos que tenía y no se atrevió a sacarlos') coincidieron con la posterior llamada de Pellegrini a ocho chavales del filial para entrenarse con la primera plantilla el pasado miércoles. Pero el chileno rechaza que su decisión tuviera relación con la andanada de Valdano. 'No les llamé para entrenarse por lo que dijo Valdano. Revisen todos los entrenamientos hacia atrás y verán que siempre han subido canteranos cuando faltaron jugadores del primer equipo'. Nunca antes había reclutado a ocho canteranos de una tacada. 'La cantera no está dentro de mí trabajo', insistió, 'pero los conozco cuando suben a entrenarse con nosotros para los puestos que yo pido. No necesito recibir informes porque conozco a todos'.

Pero Pellegrini no conoce tanto como dice a los chicos de la cantera. Ahora sabe los nombres de algunos y sus posiciones por vía de la pregunta directa, no por su observación personal. Lo confiesan sin maldad, como algo hasta lógico, tres de los escogidos por el chileno para entrenarse con el Madrid el miércoles, que ayer atendieron a Público.

'A mí me tuvo que preguntar quién era y dónde jugaba, era el primer día', dice Nacho, lateral derecho del Castilla. Mateos, central, más habitual en los ensayos del primer equipo, convocado ante el Depor, no ve anormal las preguntas del técnico: 'Yo pienso que sí nos conoce, imagino que en todos los equipos pasará eso. Los entrenadores piden jugadores por demarcación sin dar el nombre y otras veces, reclaman jugadores en concreto. Pero la primera vez que me subieron, sí nos preguntó a varios'. Otro de los que viajó a Riazor, Raúl Ruiz, extremo, asegura que Pellegrini no le preguntó a él directamente: 'Había gente con él que me conocía. No me preguntó a mí, sino a los que tenía al lado'.

Los canteranos no ven motivos para el reproche. 'Sólo entrenarnos con ellos', dice Mateos, 'ya nos aporta. Aprendemos, y se nota el cambio, sobre todo, por la velocidad en el juego'. Tampoco de los jugadores veteranos, de quienes agradecen los consejos. 'Granero o Raúl, los que también fueron de la cantera, tienen especial atención con nosotros. Con el resto, el trato es normal', asegura Raúl Ruiz. 'El trato con todos es sensacional, pero es normal que jugadores como Arbeloa o Raúl se acerquen más, porque ellos saben lo que significa ser canterano', añade Nacho.

'Sólo ir convocado ya es la leche', tercia Raúl Ruiz, 'y en A Coruña los propios compañeros ya nos dieron consejos por si jugábamos'. El extremo está seguro de que sus habilidades valen para el primer equipo. 'Ya he comprobado en los entrenamiento que mis regates valen para irme de los mejores defensas, que son los del primer equipo', bromea.

Mateos, en cambio, reconoce que sale algo cohibido en los entrenamientos con los mayores: 'Intentamos ir con cuidado para no lesionar a nadie. Pero fuerte, para no hacernos nosotros daño'. 'El cambio que más notamos con el primer equipo es que tenemos que jugar a dos toques', comenta Raúl Ruiz. 'Y que hay muchos menos espacios', apostilla Nacho. Juegan en el Castilla con la misma idea táctica que el Madrid.

'Para llegar de verdad al primer equipo hay dos opciones: directamente o irse cedidos para luego volver. Sabemos qué es lo habitual, pero se pueden dar los dos casos', coinciden los tres, que siguen con la ilusión intacta. Incluso están agradecidos a Pellegrini.