Público
Público

Peret levanta al público con consignas contra la expulsión de los gitanos en Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Peret, el rey de la rumba catalana, ha conseguido esta madrugada levantar a los 2.000 espectadores congregados en el Auditorio de la Cartuja de Sevilla con un repaso a sus mejores éxitos y repetidas alusiones a la ley de expulsión de los gitanos rumanos, llevada a cabo por el gobierno de Sarkozy en Francia.

"¿Cómo os lleváis con los gitanos aquí en Sevilla? ¿No nos vais a deportar? No nos vais a mandar a ningún otro sitio, ¿verdad?". Así ha logrado el cantante de Mataró meterse en el bolsillo al público del concierto que han ofrecido Kiko Veneno, Peret y Los Chichos dentro de la programación oficial de la XXX Bienal de Flamenco de Sevilla.

Esta singular apuesta del festival jondo por la rumba ha comenzado, no obstante, con la actuación de Kiko Veneno. El músico de Figueras recriado en Andalucía venía a presentar los temas de su último trabajo discográfico, "Dice la gente", pero ha querido que fuera un tema de su primer disco, "El calor me mata" (1970), el que diera la bienvenida al público en una noche especialmente fría en Sevilla, que ha logrado entrar en calor de forma inmediata con la entrada en escena del también músico andaluz Pepe Begines, líder del grupo No Me Pises que Llevo Chanclas, que ha cantado a dúo con Veneno.

Arropado por la excelente guitarra flamenca de Raúl Rodríguez, Kiko Veneno ha cruzado los nuevos temas con sus éxitos más celebrados, como 'Blues de Memphis', "En un mercedes blanco" y "Echo de menos". Tras un pequeño guiño al Carnaval de Cádiz en "El mosquito suicida", el músico ha cerrado una actuación de más de una hora de duración con "Satisfacción", de su anterior disco "El hombre invisible".

Le ha tomado el relevo Peret, de quien el público no ha dejado de corear su nombre en ningún momento. El rey de la rumba catalana se ha metido al público en el bolsillo desde la primera canción. Los continuos vítores y aplausos, que han impedido que Peret pudiera proseguir con su actuación, han provocado, incluso, la emoción del cantante: "No sigáis así que tengo un nudo en la garganta y ganas de llorar", ha dicho al borde de las lágrimas. Así, para compensar la entrega del auditorio, el cantante ha ofrecido lo mejor de su repertorio, como "Borriquito como tú", "Saboreando", "Una lágrima cayó en la arena" y "Toribio".

Con el público ya entregado y dispuesto a bailar, han hecho aparición en el escenario Los Chichos, encargados de cerrar la noche. Actualmente formado por los hermanos Julio y Emilio González Gabarre y el hijo de éste, Emilio González García "Júnior", el grupo de rumba más célebre de la década de los Ochenta ha hecho un repaso por las canciones históricas de su repertorio. "Todo lo que piensas tú son ilusiones", "Mujer cruel", "Amor de compraventa" y "Para que tú lo bailes" han sido coreadas al unísono por todos los asistentes, literalmente desgañitados y enfervorecidos.

Sin un esperado fin de fiesta en el que los tres artistas unieran sus voces en el mismo escenario, el público se ha marchado a casa después de cuatro horas de la mejor rumba que ha dado el país.