Público
Público

Perú aguanta la respiración ante las elecciones más reñidas de su historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de veinte millones de votantes peruanos viven hoy su última jornada de reflexión ante las elecciones presidenciales más reñidas de la historia del país, que enfrentarán mañana al nacionalista Ollanta Humala y a la congresista Keiko Fujimori.

Tras dos meses de agotadora campaña y de gran polarización política y mediática, este sábado amaneció inusualmente tranquilo, con los líderes políticos y sus equipos de campaña recluidos en sus casas.

Durante las dos jornadas de reflexión, que comenzaron a las 00.00 horas del viernes, no está permitida la propaganda electoral, la difusión de encuestas ni la venta de bebidas alcohólicas, aunque de un modo u otro las tres prohibiciones se han infringido.

La policía realizó anoche una serie de inspecciones aleatorias en varias ciudades del país y sancionó a 129 locales que expedían bebidas alcohólicas, según informó el Jurado Nacional de Elecciones, mientras que las encuestas siguieron difundiéndose hasta la jornada de ayer y lo seguirán haciendo hoy.

Estas encuestas de intención de voto -que se difunden "privadamente" pero llegan a millones de personas a través de internet- mostraron hasta ayer mismo una gran igualdad entre los dos candidatos, tanta que hace imposible aventurar resultados, pues las leves ventajas entran dentro del margen de error.

En cualquier caso, se ha detectado que la ventaja que Keiko Fujimori tenía sobre Ollanta Humala en las últimas semanas se ha ido acortando hasta quedar reducida prácticamente a cero, según coinciden las cinco principales encuestadoras del país.

Los candidatos realizaron sus últimos mítines políticos en la noche del jueves, pero ayer y hoy siguieron ofreciendo entrevistas a algunos de las decenas de periodistas llegados de todo el mundo, y particularmente de Sudamérica, Japón y España, a cubrir estas elecciones.

La jefa del Organismo Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Magdalena Chú, subrayó por su parte que es "imposible" que pueda existir fraude en las elecciones de mañana.

"La Ley Orgánica de Elecciones y nuestras respectivas leyes orgánicas hacen imposible que se pueda realizar un fraude, dijo Chú a la cadena Radio Programas del Perú (RPP) en alusión a las dudas planteadas en los pasados días por personas del entorno de Humala y por él mismo por la supuesta injerencia del Gobierno en la campaña.

Al respecto, Chú recordó que "los organismos electorales que integramos el sistema electoral somos constitucionalmente autónomos y no hay cercanía con el Poder Ejecutivo".

Humala acusó ayer al presidente Alan García de apoyar abiertamente a la candidata Fujimori, algo que -según él- explicaría las recientes interceptaciones telefónicas observadas en la sede de su partido, Gana Perú.

El nacionalista no afirmó ni descartó la posibilidad de fraude, pero se limitó a insistir en que el Gobierno "no es imparcial (porque) se ha puesto la camiseta naranja (el color que identifica a los fujimoristas) y no la blanquirroja" (colores de la enseña nacional).

En cualquier caso, las distintas misiones de observación internacional que han llegado a Lima en los últimos días, y particularmente las de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos (OEA) han subrayado que es muy difícil que pueda caber el fraude por los múltiples sistemas de controles de los organismos peruanos.

El total de peruanos llamados al voto, que es obligatorio so pena de multa, es de 19.949.915, de los que algo más de 750.000 residen en el extranjero, principalmente en Estados Unidos (240.620), España (123.931) y Argentina (106.665), según cifras de la ONPE.

Estos votos del extranjero son emitidos en los consulados peruanos y luego enviados a la Cancillería, y dado lo ajustado de las encuestas, se considera que en estos comicios podrían ser vitales para inclinar la balanza por uno u otro candidato.

Para garantizar la seguridad de la jornada serán movilizados 77.000 policías y 45.000 miembros de las Fuerzas Armadas.

Los colegios abrirán sus puertas a las ocho de la mañana y cerrarán ocho horas después, a las 16.00. La jefa de la ONPE alertó contra los "sondeos a boca de urna" realizados por las encuestadoras privadas, pues según ella no pueden detectar el "voto escondido" y no tienen fiabilidad científica.