Publicado: 29.05.2014 09:32 |Actualizado: 29.05.2014 09:32

El PIB subió un 0,4% hasta marzo gracias al mayor consumo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayor aportación de la demanda nacional y la ralentización de la expansión del sector exterior hizo que la economía española registrara un crecimiento trimestral del 0,4 % hasta marzo y un incremento interanual del 0,5%.

Así queda reflejado en los datos de contabilidad nacional trimestral publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que confirman lo avanzado por este organismo en cuanto a la evolución trimestral del PIB, pero corrigen el cálculo interanual al reducirlo una décima hasta el 0,5% (porcentaje que sí acertó el Banco de España en primera instancia).

El INE destaca, en el crecimiento anual del PIB, la mayor contribución de la demanda nacional (0,7% frente a la caída del 0,6% del trimestre anterior) y una aportación negativa de la demanda externa (descenso del 0,2% frente al 0,4%).

Dentro de la demanda nacional, el gasto en consumo final de los hogares experimentó un crecimiento anual del 1,6%, nueve décimas superior al del cuarto trimestre de 2013, mientras que el gasto en consumo final de las administraciones públicas cayó el 0,2%, tres puntos y tres décimas superior a la del trimestre precedente.

La formación bruta de capital fija moderó su decrecimiento en seis décimas en el primer trimestre, al pasar del 1,7 al 1,1%.

En cuanto a la demanda exterior, las exportaciones de bienes y servicios pasaron de un crecimiento del 3,7 % al 8,1% y las importaciones aceleraron su ritmo de incremento del 2,7% al 9,3%.

Respecto a la oferta, todas las ramas de actividad, excepto la construción y las actividades profesionales, mejoraron su evolución anual si se compara con el trimestre precedente.

El empleo, en términos de trabajo equivalentes a tiempo completo, tuvo un crecimiento trimestral del 0,1% y un decrecimiento anual del 0,3%, porcentaje que, según el INE, supone una reducción neta de alrededor de 55.000 empleos.

Además, la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente disminuyó siete décimas, al pasar del 1,5% al 0,8%, mientras que el crecimento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada se mantuvo estable en el 0,4%.

El PIB valorado a precios corrientes cayó el 0,1% en el primer trimestre del año y el deflactor implícito tuvo una variación negativa del 0,6%.

Asimismo, la remuneración de los asalariados pasó de un alza del 0,8% a un descenso del 0,3%.

Este resultado se debió al aumento de un punto y seis décimas en la tasa del número de asalariados (de una caída del 1,9 % a un descenso del 0,3%) y a la disminución en 2,8 puntos de la remuneración media por asalariado (del 2,7% a una tasa negativa del 0,1%).