Público
Público

Pizarro dice que lo ha dejado todo en la empresa porque algo grave pasa en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Pizarro, número dos en la lista del PP al Congreso por Madrid en las elecciones generales, aseguró hoy que ha abandonado su dedicación a la empresa para entrar en la política "porque algo grave pasa en España" y quiere implicarse en mejorar el futuro de la sociedad.

"No soy catastrofista" respecto a la situación económica, porque "las cosas tienen remedio si se analizan bien, se toman las decisiones adecuadas y se tiene el coraje de mantenerlas", dijo Pizarro en un acto electoral en Tenerife ante un auditorio formado por representantes del mundo empresarial.

El candidato del PP negó que sea un antipatriota por decir que la situación económica es grave, y subrayó que "todos los indicadores están en rojo", entre ellos la inflación, la balanza por cuenta corriente y el desempleo, aspectos en los que España está en los primeros puestos de Europa.

Esta grave situación económica era conocida por el Gobierno socialista desde enero de 2007, pero fue ocultada a los ciudadanos por razones electorales, sostuvo Manuel Pizarro.

Cualquier empresario que ocultara la situación económica de una compañía a sus accionistas "estaría en su casa", y lo mismo debe ocurrir en "una sociedad abierta" con sus gobernantes, no ya por castigo, sino "por supervivencia", afirmó.

Para Manuel Pizarro, la transparencia y la responsabilidad son esenciales en la empresa y en los gobiernos, porque "las cuentas son sagradas", y "lo peor que puede hacer un médico es negar la enfermedad" o reconocer que existe "cuando ya todo está cuesta abajo".

No obstante, afirmó que la situación económica española tiene remedio si se toman las decisiones adecuadas, porque e,n su opinión, "estamos en una crisis en la que lo viejo no acaba de desaparecer y lo nuevo no ha aparecido aún".

Lo más llamativo de la situación económica es el desempleo, pero "ese es el final de la cadena", dijo, porque todo empieza con una inflación elevada que hace que los precios en el país crezcan más que en su entorno, lo que hace a los productos españoles menos competitivos.

Como ya no se puede devaluar la moneda, la falta de competitividad de la economía española se traduce en las cuentas de resultados de las empresas, en el aumento del desempleo, en la reducción del consumo y en el descenso en la inversión, afirmó.

Pizarro dijo que a pesar de que la economía española ha crecido el 3,7 por ciento en 2007, desde junio de ese año a enero de 2008 ha habido un descenso de 247.000 afiliados en la Seguridad Social, "un cuarto de millón más de parados" que suponen un coste adicional de 600 millones de euros en subsidios.

Para 2008, continuó, el crecimiento se estima en el 2,4 por ciento del PIB, lo que puede suponer otro millón más de parados y otros 2.400 millones de euros en subsidio de desempleo.

Esta situación era conocida por el Gobierno desde enero, pero lo ocultó por razones electorales y "eso es gravísimo", afirmó.

El candidato del PP señaló que su partido apuesta por basar el desarrollo del país en la familia, la educación y el talento, en la disponibilidad de capital para invertir "como palanca de futuro", en la energía y en el respeto al medio ambiente.