Público
Público

La polémica sobre Dragó y la piratería abren la Feria del libro de Estambul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La polémica por las declaraciones del escritor Fernando Sánchez Dragó llegó hoy a la Feria del Libro de Estambul de la mano de la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, quien durante la inauguración del certamen también se refirió al daño que la piratería causa a los creadores.

España es este año el país invitado de honor de la 39 edición de Feria del Libro de Estambul, que hoy fue inaugurada por González-Sinde.

La participación de España como país invitado, puso en primera página de la feria las polémicas declaraciones de Sánchez Dragó en el libro "Dios los cría..." en el que asegura que, en 1967, mantuvo relaciones sexuales con dos "zorritas" japonesas de 13 años, aunque luego matizó que era "ficción".

González-Sinde criticó al escritor diciendo que "la literatura no es una coartada".

"Las obligaciones y valores de un escritor no son distintas de las de cualquier otro miembro de la sociedad. El oficio de literato no es un eximente para quienes, con sus palabras, por muy hábilmente que estén ordenadas, ofenden, desprecian, se saltan las reglas de convivencia y pisotean, peligrosamente, valores como la igualdad o la no discriminación", afirmó la ministra.

La ministra no nombró abiertamente a Sánchez Dragó, que mañana participará en una mesa redonda en la feria estambulí, aunque corroboró después a los medios españoles que se refería a la polémica levantada en España por el escritor.

"Me parece que realmente hay una distinción muy clara entre lo que es ficción y lo que es realidad (...). Yo no comparto en absoluto esa inocencia de las palabras de la que hablaba el señor Sánchez Dragó y de la que hablaba la presidenta de (la Comunidad de) Madrid, Esperanza Aguirre", afirmó la ministra en declaraciones a la prensa tras la ceremonia de inauguración.

Además aseguró que "si hubiera habido más tiempo, el ministerio habría considerado retirar la invitación" de Sánchez Dragó a la feria ya que se trata de un caso en que "la libertad de expresión se extralimita y pasa por encima (...) de la consideración y el respeto a los menores".

González-Sinde valoró positivamente que la sociedad "haga vacío" a quienes hacen este tipo de declaraciones y "pisotean los derechos de las mujeres y la dignidad de cualquier persona".

Por otra lado, durante la jornada de inauguración de la Feria del Libro de Estambul se trató sobre el problema de la piratería y González-Sinde recordó el compromiso del Gobierno español para luchar contra este delito, ya que es "una amenaza para la propia existencia de los autores y los editores".

"El problema de la piratería está presente en toda Europa. Piratear un libro se puede ver como un pequeño delito, pero no es así. Es un robo del trabajo y de las ideas", afirmó su homólogo turco, Ertugrul Günay.

En Turquía se trata de una práctica muy extendida y en muchos lugares se ven puestos callejeros donde los libros fotocopiados son vendidos a un precio mucho menor que los originales.

El presidente de la Unión de Editores de Turquía, Çetin Tüzüner, citó como ejemplo de la magnitud que ha adquirido este fenómeno en la literatura la operación policial del pasado marzo en la que fueron incautados más de un millón y medio de libros piratas.