Público
Público

La polémica por la expulsión de gitanos obliga al ministro francés de Inmigración a aplazar su boda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La polémica figura del ministro francés de Inmigración, Eric Besson, es protagonista hoy por partida doble, tanto por la confirmación de que seguirán las expulsiones de gitanos del país como porque el escándalo le obligó a aplazar su boda.

Los medios de comunicación franceses se hacen eco este lunes tanto de sus declaraciones acerca de las intenciones confirmadas del Gobierno al que pertenece de que continuarán las expulsiones de rumanos y búlgaros de etnia gitana como del impacto que tiene esta política sobre su vida personal.

Prevista para el próximo 16 de septiembre en la alcaldía del distrito VII de París, Besson (de 52 años) ha hecho saber que no se casará en esa fecha con Yasmine Tordjman, de 24 años y de origen tunecino.

Varios grupos de internautas habían utilizado el canal de la red social Facebook para amenazar con boicotear el enlace de Besson -divorciado y padre de tres hijos- y quien protagoniza la vida política y social de Francia desde hace varias semanas.

Eric Besson se esforzó hoy en defender ante la prensa la posición de su país respecto a las expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros a sus países de origen, que la presidencia de la República confirmó que continuarán y que se hacen, dijo el Elíseo, conforme a la ley.

El ministro declaró el domingo al canal de televisión France 5 que su decisión de retrasar el enlace se debía a que prefiere que éste no se desarrolle rodeado de fuertes medidas de seguridad, las que probablemente hubieran sido necesarias de confirmarse las amenazas canalizadas por internet.

"No tengo ganas de imponer eso ni a mis hijos ni a mi ex esposa, ni a mi compañera que se casa. No tienen por qué ser las víctimas colaterales de mis decisiones políticas", comentó Besson al confirmar la decisión de retrasar su matrimonio.

Según la emisora Europe 1, cerca de un millar de internautas habían manifestado ya vía Facebook su intención de "fastidiar" la boda a Besson.