Público
Público

Polémica por el nombramiento en Washington del hermano del director del FMI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nombramiento para un cargo de nueva creación del Banco de Francia en Washington del hermano del director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, Marc-Olivier, desencadenó hoy una polémica por las acusaciones de que se ha beneficiado de influencias políticas.

El Banco de Francia confirmó el nombramiento el pasado 14 de marzo de Marc-Olivier Strauss-Kahn como su representante en Estados Unidos, y en particular ante la Reserva Federal en Washington, donde su mujer trabaja desde mayo del pasado año en el Banco Mundial (BM).

Sin embargo, la entidad desmintió que el que es su "número cuatro" en la jerarquía, al ser director general de estudios y relaciones internacionales, vaya a beneficiarse de unas condiciones financieras descritas como un "paracaídas dorado" por "Le Parisien", que daba cuenta de apoyos políticos recibidos.

El periódico destacó que como el Banco de Francia no tenía en Estados Unidos un cargo disponible para el hermano menor del director del Fondo Monetario Internacional (FMI), y más en concreto en la capital, le creó uno "a medida" y con el visto bueno del gabinete de la ministra de Economía y Finanzas, Christine Lagarde.

El organismo francés justificó ese nuevo puesto porque "como la mayor parte de los bancos centrales de los países del G7, en particular el Bundesbank y el Banco de Italia, el Banco de Francia ha querido disponer de una representación de alto nivel en Norteamérica".

Y junto al representante "júnior" que ya tiene en París, Strauss-Kahn irá a "reforzar los vínculos con la Reserva Federal estadounidense, en particular en materia de funcionamiento de mercados, desarrollar las relaciones en el terreno de investigación económica y monetaria", puntualizó.

El Banco de Francia no quiso hacer ningún comentario sobre el posible nombramiento del hermano del director gerente del FMI como administrador del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), alegando que esos puestos son competencia del Gobierno.

"Le Parisien" avanzaba, citando a una fuente protegida por el anonimato, que Marc-Olivier Strauss-Kahn ha conseguido que el Gobierno, apoyado por el Elíseo, defienda su nombre para convertirse en el nuevo administrador del BID que debe nombrarse a mediados de abril, en lugar de otro candidato previsto desde hacía tiempo.

Francia, como accionista del BID (a altura del 2%), va a presentar un candidato a ese puesto que se reparte por rotación de tres años con otros seis países (España, Austria, Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia), y que actualmente ocupa un español.

Marc-Olivier Strauss-Kahn denunció en declaraciones al propio periódico que con esas informaciones el objetivo es "perjudicar a mi hermano o tal vez al Banco de Francia" y de entrada negó las muy ventajosas condiciones económicas que le atribuía "Le Parisien".

En cuanto al BID, comentó que puesto que "hay un puesto vacante" y considera que tiene "el perfil" y "un buen conocimiento de América Latina", ocupar ese puesto puede ser de interés para Francia.