Público
Público

La policía francesa busca la casa de los etarras en la zona de su detención

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas del orden francesas buscaban hoy en la zona en la que fueron arrestados el sábado tres presuntos etarras, entre las regiones de Borgoña e Ile-de-France, la casa en la que se alojaban y han pedido ayuda a la población.

Fuentes de la investigación indicaron a Efe que la vivienda podría estar en los alrededores de Joigny, localidad a unos 150 kilómetros al sureste de París, en cuya estación fueron arrestados Jon Etxeberría Oiarbide, que llegaba en tren de París, junto a Íñigo Sancho Marco y Rubén Rivero Campo, que le esperaban con un coche robado.

Las fuerzas de seguridad han publicado en la prensa local en Borgoña, pero también en los departamentos vecinos de Essone o Seine-et-Marne, en Ile-de-France (la región de París), un teléfono de contacto y una dirección electrónica para toda persona que pudiera ofrecer una información sobre los tres, al igual que fotografías de ellos.

Las fuentes destacaron que Etxeberría Oiarbide, detectado por la policía en París en la estación de Lyon cuando iba a tomar un tren, estaba siendo buscado en Francia en particular como sospechoso de haber participado en el asesinato en marzo de 2010 de uno de sus oficiales, Jean-Pierre Nérin, al sur de París.

El Ministerio español de Interior explicó ayer que a este presunto etarra se le incautó material diverso para la fabricación de explosivos (resina de cristal, epoxy y circoflex), dos tarjetas de identificación de la Guardia Civil, dos placas falsas, dos DNI falsos y un teléfono sin batería.

A Iñigo Sancho Marco y a Rubén Rivero Campo se les intervinieron un total de quince DNI, cuatro tarjetas de identidad de Guardia Civil, un documento portugués, un documento francés, varias placas de matrículas falsas y dinero en metálico.

Los tres presuntos etarras, que una vez arrestados fueron conducidos a la comisaría de Auxerre, la capital del departamento, deben ser trasladados a París donde serán presentados a un juez antiterrorista con vistas a su probable imputación.

La Subdirección Antiterrorista (SDAT), que se encarga de la investigación, tiene hasta 96 horas desde el momento de la captura para interrogarlos antes de que comparezcan ante el juez.