Público
Público

El PPC busca convertirse en aglutinador de la Catalunya unionista

La portavoz popular, Alicia Sánchez-Camacho reta a Mas a explicar la situación que se encontrarán los catalanes tras la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta del Partido Popular de Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho ha reivindicado el papel de su formación para aglutinar a los catalanes que se sienten catalanes y españoles. En su intervención en el Debate de Política General Sánchez-Camacho ha anunciado que el PP luchará por quienes 'no quieren separarse ni ser separados' y ha reclamado al presidente Mas que 'rectifique y no busque en la huida adelante separatista la solución a su fracaso'.

La presidenta popular ha centrado buena parte de su discurso en la reivindicación de una 'Catalunya integradora' cuyos ciudadanos 'no quieren atravesar fronteras para ver a sus amigos y familiares del resto de España'. El presidente catalán, Artur Mas ha incidido en que su voluntad no es 'romper' y que su ideal es 'unos Estados Unidos de Europa, donde Catalunya tenga su propia voz y colabore con otros países, como España'. Mas, además, ha vuelto a fijar el 25 de noviembre como la fecha que aclarará la voz del pueblo catalán.

Pero también ha apostado por medidas 'a favor la austeridad'. Sánchez-Camacho ha pedido que se recorte un 20% el número de parlamentarios del Parlament, se recorte la inversión en los medios de comunicación públicos, se acaben las subvenciones a otros medios y se evite el gasto en acción exterior, aprovechando la red diplomática española. El presidente Mas ha explicado que la acción exterior es la que ha conseguido que Catalunya haya aumentado su capacidad de exportación.

La presidenta popular ha asegurado que Mas ha aclarado ya el camino que quiere trazar. Sánchez-Camacho, ha reclamado a Mas que explique que ese camino lleva a la 'salida de Europa, que deberá votar por unanimidad una posible entrada, al crecimiento de la inflación, la devaluación de la moneda y la asunción de una deuda estructural de 200.000 millones de euros, así como a la pérdida de las ayudas de agricultores o ganaderos'.

Artur Mas ha calificado este discurso como 'el del miedo', asegurando que ese 'discurso del miedo quiere evitar que un pueblo viva en libertad'. Mas, también, ha explicado que no habla de independencia porque 'en Europa no hay estados realmente independientes', pero sí que ha expresado su deseo de una Catalunya soberana dentro de Europa.

Sánchez-Camacho ha reclamado el derecho de salir a defender una España en unión frente a 'una hegemonía del discurso independentista'. Dentro de esa España unida, sin embargo, 'debería tener una mejora del sistema de financiación', según la presidenta popular, 'que aporte más recursos para Catalunya'. La portavoz del PPC ha acusado a Mas de no tener voluntad de dialogar para un nuevo sistema de financiación porque 'quería hacer su camino independentista'. Esta afirmación ha sido uno de los puntos de fricción importantes con Mas, que ha explicado que no fue él el que cerró la puerta a la negociación de un nuevo acuerdo de financiación.

Mas ha vuelto a remarcar el carácter plebiscitario de las elecciones de noviembreEn respuesta a la portavoz popular, el presidente Mas ha vuelto a remarcar el carácter plebiscitario de las elecciones de noviembre porque no quiere 'prejuzgar la voluntad del país'. Alicía Sánchez-Camacho ha recordado que la manifestación de 2010 también fue netamente independentista 'y Catalunya siguió funcionando' y en las elecciones posteriores hubo '14 diputados independentistas y el PP pasó a la tercera fuerza política del Parlament'. Sánchez-Camacho ha reiterado a Mas que es el presidente 'constitucional de una comunidad autónoma' y que, a su juicio, es necesario 'repensar el sistema autonómico porque hay hasta comunidades que quieren retornar algunas de las competencias'. La presidenta popular ha acusado a Mas de querer 'patrimonializar la identidad catalana, cuando lo único que pasa es que nuestra identidad catalana no es igual que la suya'.Entre el resto de los grupos del Parlament ICV, ERC, Solidaritat y el diputado no adscrito Joan Laporta han mostrado con matices su apoyo al presidente Artur Mas para que Catalunya ejerza su derecho a decidir. El portavoz de ICV, Joan Herrera ha sido muy crítico con la política social y económica de Mas y ha afirmado que el proceso que se abre ahora 'no puede ser un proceso de adhesión personal'. Herrera ha reclamado un acuerdo amplio para fijar un calendario hacia el 'derecho a decidir' pero ha asegurado que su formación defenderá la soberanía frente al estado y frente a los mercados.

Tanto Joan Puigcercós (ERC), en su última intervención como diputado, como Alfons López-Tena (SI), han afirmado que acompañarán a Mas para evitar que 'se pare en el proceso'. Puigcercós ha empleado la expresión 'tenemos prisa' para llegar a un acuerdo de base soberanista, pero que 'permita un giro social a la izquierda'. El portavoz republicano ha repasado los 'lazos que unen a Catalunya con España que hace que no interese una ruptura, pero hay muchas cosas que nos separan'. López-Tena, por su parte, ha reclamado también un acuerdo entre todos 'los patriotas, Convergència, Esquerra, Iniciativa, Solidaritat y CUP' para dar respuesta a la 'ilusión que muestra en la calle el pueblo catalán'. El presidente Mas ha recogido el ofrecimiento de ambos partidos para llegar a acuerdos amplios.

Uno de los debates más agrios ha tenido lugar entre el portavoz de Ciutadans, Albert Rivera y el presidente de la Generalitat. Rivera ha hablado del fracaso del gobierno en una legislatura y unas elecciones que, ha dicho, 'llevan a Cataluña a la fractura social y al abismo'. Rivera ha apelado al voto de los ciudadanos que no son separatistas y ha afirmado que le da 'tanto miedo un golpista con uniforme que uno con corbata y A8'. En un tono duro, Artur Mas ha acusado a Rivera de ser heredero del lerrouxismo y de tener una retórica demagoga, poco constructiva y que representa a una minoría.

Mañana el Debate acabará con la votación de las proposiciones de resolución, entre las que se incluirá una sobre la convocatoria de una consulta popular sobre la autodeterminación que continúan negociando los grupos parlamentarios para presentar conjuntamente, aunque ICV ya anunció que presentaría una moción propia al respecto.