Público
Público

"Los precios de la vivienda no han caído lo suficiente"

Luis Garicano. Profesor de Economía de la London School of Economics. La dependencia del ladrillo sólo se eliminará con reformas laborales y del sistema educativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis Garicano, profesor de Economía y Estrategia en la London School of Economics, dice que los precios de la vivienda no han bajado aún lo suficiente para que se pueda hablar del fin de la burbuja inmobiliaria y que la economía española debe afrontar reformas estructurales.

¿Pueden ser los estímulos fiscales un problema para salir de la crisis?

Lo que me preocupa del estímulo fiscal, tal y como se ha aplicado en España, es que no ha servido para incrementar la capacidad productiva. Mover una fuente de un lado a otro de una plaza deja a la economía exactamente como está. Es un gasto que sirve para mantener la actividad laboral, pero no ayuda al futuro. Los estímulos fiscales que no sirvan para aumentar la capacidad productiva cuanto antes se quiten mejor.

¿Cómo es de prioritario el debate de los bonus?

Lo preocupante no es que ganen mucho o poco los directivos, sino cómo lo ganan. Que se gane mucho dinero a base de un intercambio de activos a corto plazo que no genera ninguna riqueza para la sociedad es una locura, porque te lleva a asumir demasiados riesgos. El que se pueda cambiar la compensación para que sea a más largo plazo, que se base en resultados sólidos, no ficticios, me parece que sí será parte de la solución.

¿Ha empeorado la situación de riesgo moral en el sistema financiero?

Hace cuatro años, había un poco de disciplina en el sistema, porque si te pasabas podías ir a la bancarrota. Ahora la situación es aún peor. Todos los bancos saben que están asumiendo riesgos y si suben sus activos, se los quedan, y si bajan, se los queda el Estado. Es lo de capitalismo para los pobres y socialismo para los ricos.

Los bancos saben que siempre les van a salvar.

Exacto. El banco está negociando con la garantía del Estado. Es como si vas al casino sabiendo que puedes perder todo el dinero que quieras.

¿Han descendido lo suficiente los precios de la vivienda en España?

No. Ha sido aún muy reducido comparado con otros lugares con incrementos parecidos a los de España, como el sur de EEUU con caídas superiores al 50%. Existe un exceso de oferta enorme, quizá de 1,5 millones de viviendas, más que en ningún otro país del mundo.

¿Es posible cambiar la mentalidad sobre la compra de pisos?

Claro que sí. El alquiler era popular en España hasta los setenta. Desapareció por la congelación de alquileres en un momento de inflación. Si los alquileres se hacen más eficientes, si la VPO se elimina y se sustituye por subsidios a vivienda en el mercado abierto, si la desgravación por compra se elimina, el mercado cambiará radicalmente.

¿Qué debería ocurrir para que no continúe en España la dependencia de la economía del ladrillo?

Dos cosas. Uno, hay que cambiar el modelo de mercado laboral, que está excesivamente basado en la rotación y los contratos temporales. Dos, hay que cambiar el modelo educativo. El 41% de los jóvenes españoles de entre 25 y 34 años no tiene la educación secundaria terminada. Eso es más alto que cualquier país (europeo).

¿Puede la reforma laboral ser injusta a corto plazo?

Las reformas a veces tienen perdedores y es necesario protegerlos. Se puede hacer una reforma que deje los contratos que existen como están. Y dar a los obreros que tienen contratos muy protegidos la opción de pasarse a los nuevos y recibir una compensación económica. Y a los demás, darles el contrato nuevo. Con lo cual, los que estaban en la economía sumergida, con contratos temporales o en el paro, no tienen ninguna pérdida. Pero estoy de acuerdo en que no debe haber una reforma que pase por encima de los derechos de las personas.