Publicado: 19.10.2014 13:00 |Actualizado: 19.10.2014 13:00

"President, convoque elecciones. Queremos votar en los próximos tres meses"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las plataformas organizadoras de la campaña Ara és l'hora y de las últimas grandes movilizaciones del 11S, la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, han anunciado este domingo ante 110.000 personas, según la Guàrdia Urbana, reunidas en la Plaça Catalunya su compromiso con el 9-N alternativo a cambio de que Artur Mas "convoque elecciones de carácter plebiscitario en los próximos tres meses".

Carme Forcadell, presidenta de la ANC, y Muriel Casals, presidenta de Òmnium, han querido con este mensaje exigir a los actores políticos del proceso que "reconstruyan la unidad", una unidad que, el pasado lunes, quedó dinamitada tras la ruptura del bloque proconsulta. Casals ha exigido que los partidos "vuelvan a sentarse en la misma mesa" porque "el país se lo merece" y porque "gracias a la unidad empezó todo, y con unidad debe acabar". La presidenta de Òmnium, quien ha lamentado que "las últimas horas han sido confusas", también ha reconocido que "trabajaremos para que la consulta del 9-N se parezca tanto como sea posible a la que se convocó inicialmente", por eso invitan a la ciudadanía a ir a votar, también "para desafiar al estado español". Su mensaje ha sido claro: "Ya no queremos más planes B o C. Queremos un único plan compartido y de tres puntos: unidad, las elecciones y la independencia, si la mayoría lo expresa en las urnas".

Por su parte, Forcadell ha reconocido que tanto la ANC como Òmnium se sienten "legitimadas" para pedir "la unidad política", pues han ejercido durante años de "motores" del proceso con "tres de las movilizaciones más importantes de Europa". En un tono más vehemente que el de Casals, la presidenta de la ANC ha subrayado que "esta no es la consulta que queríamos" ni tampoco "la pregunta que queríamos".

Sin embargo, ha manifestado que seguirán "apoyando" al gobierno catalán siempre y cuando "el 9-N sea una movilización para denunciar la involución democrática del estado español y sirva para denunciar ante los organismos internacionales que el estado no nos deja ejercer la libertad de expresión". El 9-N, ha concluido, "debe servir como puerta de unas elecciones plebiscitarias" y así lo ha escenificado dirigiéndose exclusivamente a Artur Mas. "President, convoque elecciones en los próximos tres meses. Si lo hace, tendrá nuestro apoyo y haremos del 9N una convocatoria masiva". Los gritos que más se han escuchado durante la intervención de Casals y Forcadell han sido los de "Unidad".

La concentración de esta mañana en Plaça Catalunya ha contado con las presencia de las formaciones afines al derecho a decidir. Por parte de CDC han asistido su coordinador general, Josep Rull, y el presidente del grupo en el Parlament, Jordi Turull; por parte de ERC, su secretaria general, Marta Rovira; y por parte de la CUP, su portavoz nacional, Marc Sallas. El elenco lo han completado miembros de otros partidos como Antoni Castellà (UDC), Teresa Mira (ICV) y Joan Josep Nuet (EUiA). Significativa ha sido la ausencia de Joan Herrera, líder de los ecosocialistas. También han hecho acto de presencia dos destacados miembros del gobierno catalán: los consellers Ferran Mascarell e Irene Rigau. Sin embargo, la presencia de Oriol Junqueras ha sido, por inesperada, la gran sorpresa de la jornada.

El líder de ERC admitía a la conclusión del acto que secunda "cada una de las palabras" lanzadas hoy por Forcadell y Casals. Junqueras añadía a este Público que "necesitamos un mandato democrático por la independencia y esto solo es posible a través de elecciones". Cuestionado sobre la necesidad de una lista unitaria, tal y como sugirió Mas el pasado martes, Junqueras se blindaba y concedía que "no pienso hablar de ninguna candidatura". "Sólo importa el qué y este es la independencia", terminaba.

Sin embargo, fuentes cercanas a ERC consultadas por Público lamentaban esta mañana que "el bloque soberanista tenía todo el proceso pactado" y que, tras romperlo Artur Mas el pasado lunes, "este proceso es incompatible con Convergència". Curiosamente, la mujer de Artur Mas, Helena Rakosnik, también ha comparecido en la plaza, en la fila 0 habilitada para personalidades del ámbito cultural, político y social.

Los corrillos entre políticos al término de la concentración también han sugerido algunos de los pasos que podrían darse en los próximos días. El propio Rull hacía hincapié en que "si vamos juntos, somos imparables" . ¿Si no hay lista unitaria habrá convocatoria de elecciones? "Primero el 9-N deberá ser un éxito de convocatoria", agregaba Turull. Irene Rigau, en declaraciones a TV3, mantenía que "el president Mas sabrá exactamente cuando convocar elecciones". Por su parte, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, explicaba que "cuando se sienten los partidos sabremos bien qué esto de la unidad". Marc Sallas, de la CUP, replicaba ante los medios que "la unidad debe ser para objetivos concretos".

En una parte de su discurso, Forcadell afirmaba que "seremos garantes de este proceso y apoyaremos el 9-N pero exigimos unidad política para que haya elecciones". No obstante, según fuentes próximas a la ANC, hasta ayer a última hora no se pactó la posición definitiva. Tras la intervención de Mas del martes, ANC y Òmnium debatieron sobre cuál era el mejor camino en este nuevo escenario. Al principio las sectoriales y territoriales de ambas plataformas se movieron en torno a una "radicalización" de la postura, que iba desde romper las directrices con el gobierno catalán y organizar el 9-N sin el paraguas institucional a pedir, directamente, elecciones al Parlament con carácter plebiscitario. Las mismas fuentes convenían esta mañana que tras intensos debates se optó por "rebajar la visceralidad inicial" y otorgar al Govern el máximo apoyo en este nuevo 9-N. Los actores políticos vuelven a tener la última palabra.

El acto ha arrancado a las 12.30 con la proyección del video de Poblenou del Delta, una de las últimas campañas de Ara és l'hora, donde varios vecinos de esta localidad del municipio de Amposta (Tarragona) pintaron sus casas de color amarillo, el color con el que quieren reivindicar la independencia. Precisamente de este color se ha llenado la popular plaza barcelonesa, en una marea multitudinaria.

El presidente de Súmate, Eduardo Reyes, la actriz Carme Sansa, el escritor Roc Casagran y el economista Germà Bel han leído a continuación la introducción de la Declaración de Soberanía del Parlament, si bien la ovación más fuerte se la ha llevado Reyes, al realizar su parte del discurso en español. Seguidamente, y antes de la intervención de Casals y Forcadell, la actriz Silvia Bel y el cantautor Cesk Freixas han interpretado de forma emotiva el poema de Miquel Martí i Pol 'Ara mateix', con la colaboración de Lluis Llach al piano. Un poema que acaba con el verso: "Todo por hacer y todo es posible".

El pasado domingo, y con motivo del 12 de octubre, la plataforma antisoberanista Societat Civil Catalana (SCC) logró reunir a 38.000 asistentes en la Plaça Catalunya, según la Guàrdia Urbana. El consistorio barcelonés ha cifrado en 110.000 los asistentes, casi tres veces más, la convocatoria de esta mañana en el mismo escenario. El acto ha concluido con el Cant d'Els Segadors y gritos de "Independencia" y "Queremos votar". Para algunos manifestantes consultados, "esta convocatoria evidencia que Artur Mas no es el líder de este movimiento. Si él corre es porque la sociedad está detrás persiguiéndole. Si él se frena, nosotros vamos a empujarle para que siga corriendo".


http://www.quoners.es/debate/crees-que-oriol-junqueras-cedera-a-la-demanda-de-concurrir-en-una-unica-lista-con-ciu-tal-y-como-demanda-artur-mas